lunes, 23 de noviembre de 2015

MI 5ª INSEMINACIÓN ARTIFICIAL

Después de encontrar la clínica ideal como os conté aquí, no tenía mucho que pensar. A pesar de que cada vez que tuviera que ir me tendría que hacer un viaje de 4 horas (2 de ida y 2 de vuelta) lo que había visto allí y cómo me habían hecho sentir me compensaba. La única duda que pudo planteárseme realmente fue si hacer FIV como yo quería o aceptar su propuesta de hacerme 2 IAD más. Y la verdad es que tampoco me lo pensé mucho porque me parecieron tan coherentes sus palabras y su forma de transmitirme las cosas que me pareció una buena opción. Sí, es cierto, si salía mal podía perder ese dinero y el tiempo pero ¿y si salía bien? Desde luego quien no arriesga no gana y yo tenía mucha confianza en ese médico ¿por qué no intentarlo?
 

En junio de 2014 estaba lista para comenzar. Me gustaba mucho el hecho de no tener que esperar porque cerrasen como en la SS. No me importaba estar "pringada" con tratamientos durante el verano. Bastante había esperado ya. Me dijeron cita para un primer control y estaba limpia. Me mandó unas pastillas para intentar que mejorara el aspecto de mis ovarios poliquísiticos. Me mandó Letrozol. Lo primero que hizo fue avisarme de que no leyera el prospecto (cosa que no hice porque nada más llegar a casa lo leí) porque este medicamento era realmente para el cáncer de mama, sin embargo ellos también lo usaban en técnicas de reproducción para los ovarios poliquísticos porque daban muy buen resultado. Me tenía que tomar 2 al día (mañana y noche) durante 5 días solamente. Después de eso volvería a control.

El mismo día que empecé a tomarlas me puse mala y la de la noche la devolví. Pensé que era por las pastillas. Mientras yo estaba en la cama fatal, mi madre llamó al médico por la noche (porque sí, nos dieron un teléfono de urgencias para llamar a cualquier hora, qué alegría!) y el médico le dijo que no tendría por que ser por las pastillas porque además apenas era la segunda que me tomaba. Le dijo que si no había pasado una hora desde que me la había tomado a que la hubiera devuelto podía tomármela otra vez porque aún no había hecho efecto. Así que eso hice y al día siguiente estaba como una rosa, así que asumí que me había puesto mala porque ese mismo día había hecho un viaje y el camino estaba lleno de curvas y me ponen mala, así que seguramente tenía el cuerpo revuelto y de ahí todo lo demás.

En el siguiente control el médico se sorprendió porque ya tenía 2 folículos bastante desarrollados y 1 más pequeño. En el del ovario izquierdo tenía dos: uno de 9mm y otro de 16mm y en el ovario derecho uno de 19mm. Lógicamente debido a eso no consideraba oportuno mandarme ninguna hormona para seguir desarrollándolos porque evolucionaban muy bien. Me dijo que le preocupaba porque había ido muy rápido el folículo de la trompa derecha, me comentó que normalmente debían ir más parejos con los de la otra trompa y que sino podría haber ovulación en cadena ya que cuando un folículo se rompe para ovular tiende a arrastrar a los otros, aunque no sean del mismo óvulo. Y aunque el de la trompa derecha estaba ya perfecto para inseminar, al ser el ovario de la trompa obstruida había que esperar a que al menos uno de los del ovario izquierdo tuviera el tamaño adecuado y mientras eso pasaba se podía producir la ovulación del folículo del óvulo derecho y darse una reacción en cadena. Por otro lado, el endometrio no estaba aún perfecto, de hecho estaba pequeño: 4.6mm. Me mandó unos óvulos vaginales (Vagifem) para que me pusiera 2 cada noche hasta el siguiente control, ayudándome con ello a engrosar el endometrio.

Dos días después tuve el siguiente control. Fue muy seguido pero era la única forma de controlar que no hubiera ovulado. Todo seguía perfecto. El del óvulo derecho estaba en 21mm y el del ovario izquierdo en 18mm y el endometrio en 7mm con algo (casi 8mm) así que estaba lista para inseminar! Me dijo que a veces hay un folículo que va acelerado en comparación con los demás pero que al final se equilibran, que es lo que debió pasarme. Esa noche debía ponerme 2 ovulos vaginales más para el endometrio y pincharme también el Ovitrelle.

Otros dos días después llegó el gran día. Al contrario que otros días, ese tuve que esperar un poco en la sala de espera. Primero vino una de las recepcionistas a avisarme de que tardarían un poco porque la bióloga aún estaba preparando mi muestra para la inseminación. Después de un rato fue la propia bióloga la que vino a disculparse y decirme que en breve estaría listo. Me llamó muchísimo la atención el protocolo que seguían para transportar la muestra de semen. Ya os conté aquí, que en la SS tenían la muestra en un tubo de ensayo (abierto) en una mesa al lado de la camilla. Donde no sólo estaba mi muestra sino la de varias chicas. A saber cuánto tiempo iban a estar ahí en esas condiciones tan poco higiénicas y que luego era la enfermera la que, allí mismo, introducía la muestra en una especie de jeringa de plástico y se la daba a la médica. Pues bien, en la clínica tenían otro protocolo. Cuando yo ya estaba preparada para la inseminación, la enfermera trajo, directamente del laboratorio, la muestra ya introducida en una jeringa preparada para la inseminación y todo ello envasado al vacío. Me encantó! Eso sí que era higiénico. Así lo único que tenía que hacer el médico era abrir el precinto e inseminar. Fue la primera vez que no noté ningún tipo de molestia con la IAD. Es cierto que en la SS tampoco me dolía, sólo era una molestia breve porque la enfermera me espachurraba la barriga a lo bruto. Aquí no, sólo hacían un poco de presión pero con bastante más tacto. Una vez inseminada me hizo una eco (otra novedad positiva!) me enseñó cómo había entrado la muestra y me dijo que no había ovulado aún, el folículo de la derecha estaba en 26mm y el de la izquieda en 19mm. Me dijo que por cómo se veía seguramente ovularía en unas 4 horas pero él se quedaba más tranquilo si me compraba otro Ovitrelle y me pinchaba al medio día un poco más (la cantidad que daban 10 vueltas de rosca). Me dio un informe sobre la inseminación donde ponía que la muestra era de 7.5 millones. Y me preguntó si, dado que tenía que hacer viajes, no me importaba ir al día siguiente para comprobar la ovulación. No tenía ningún problema así que al día siguiente estaba de nuevo ahí. Efectivamente ya había ovulado. Me dijo que de los dos lados y me enseñó cómo estaban los folículos rotos y arrugados porque ya habían salido los óvulos. De hecho uno de los folículos medía ya 14mm. También me enseñó el líquido de ovulación. Qué de cosas!
 

Ellos mismos me dieron un test de embarazo y las instrucciones para que en 15 días me lo hiciera además de tener que ponerme 200 mg Progesterona cada noche. Reconozco que durante esos días no tuve ningún síntoma, ni siquiera el pecho que lo había tenido siempre, así que lo asocié a no haberme hormonado en este ciclo.
 

El día del test me levanté muy nerviosa. Me temblaban las piernas. Puse las gotitas de pipí en el test y me senté. Pasó un minuto y empecé a pensar que estaba hecho, como siempre. ¿Por qué esa vez iba a ser diferente? Lave el botecito donde había hecho pipí y volví a sentarme. Me dije: hasta que no pasen los 5 minutos que pone en las instrucciones no hay que darlo por perdido. Cogí el test y me lo puse entre las manos y, de repente, empecé a ver algo que se asomaba... una línea rosa!!! No podía creérmelo! Era mi primer test positivo! Me levanté para irme pero rápidamente me volví a sentar pensando que aún no habían pasado los 5 minutos. Luego me dije que qué más daba si ya había salido rosa y me volví a levantar. Estuve levantándome y sentándome como varias veces, de locos! Estaba muy nerviosa! Salí del baño y se lo enseñé a mi madre que se puso muy contenta. Tenía un test de tira que había guardado para cuando fuera positivo así que me lo hice, porque no me lo creía, y volvió a salir positivo. Mi padre estaba durmiendo pero no podía aguantar más así que fui a la habitación y le dije "Papá, vas a ser abuelo" El pobre se puso a llorar emocionado.

Mi ilusión era hacerme un Clearblue digital, porque como os comenté aquí, lo pasé súper mal cuando me lo hice en la 2ª IAD y me salió negativo porque leerlo es horrible! Así que tenía ganas de leer que estaba embarazada. Fui a una farmacia y no tenían pero me compré otro normal. En la siguiente farmacia si sabía que lo tendrían porque era donde lo había comprado la vez anterior. Nada más llegar a casa me lo hice y, por fin, podía leer "Embarazada 1-2 semanas". Llamé a la clínica y me dieron cita para principios de Agosto, además de darme la enhorabuena y alegrarse mucho por mí.

Al día siguiente, cuando me desperté, decidí hacerme el test normal que me había comprado el día anterior y no me lo podía creer. La línea del positivo apenas se veía. De hecho era complicado verla. Sabía que algo no iba bien porque lo normal era que la línea fuera de menos a más pero nunca al revés, así que ya empecé a imaginarme lo que estaba pasando. Al día siguiente fui a hacerme una analítica de sangre, una Beta, la pena es que en el pueblo donde vivo tardaban 24 horas en darme el resultado así que hasta el día siguiente no sabría nada. Justo ese día me llegó un pedido con varios test más y por la tarde lo repetí. El resultado fue el mismo, línea casi invisible. Ya sí que sí, estaba segura.


(Algunos de los test que me hice durante mi 5ª IAD)

Un día después tuve la confirmación. Beta de 25,70ml. Tenía pinta de aborto bioquímico. Llamé a la clínica y se lo comenté a la chica que me atendió. La verdad es que me sentía mal y la chica no me entendía. Le pregunté si había alguna forma de hacer que la beta subiera, algún medicamento que tomar... yo que se! Me dijo que no me preocupase que si la beta era positiva era que estaba embarazada. Yo le insistía en que sí pero que era muy baja y que no era normal. Ya iba a colgar cuando debió notarme el tono de voz y decidió pasarme con mi médico que me confirmó lo que imaginaba. Tenía pinta de aborto bioquímico. Me dijo que me repitiese la beta en un par de días en el mismo sitio que la primera vez porque así me aseguraba que trabajasen los mismos valores. Y eso hice. Un par de días después me la repetí. Esta vez fui a otro centro del mismo laboratorio pensando que los resultados estarían antes, pero no, seguían tardando 24 horas. Y pasaron esas 24 horas y nada. Y por la tarde me llamaron directamente de la clínica para comentarme que había habido un problema con la plataforma online donde cuelgan los resultados y me dijo que aunque no era legal me los daba ella por teléfono. 18.9 me dijo. Y me preguntó que qué tal, si era bueno o no, ya que le había contado toda la historia el día de la analítica. Yo le dije que no, que había bajado y eso era que se acababa. Llamé a la clínica y pedí hablar con el médico que me dijo que interrumpiera la progesterona y en cuanto me bajase la regla pidiese cita para ver cómo estaba y volver a comenzar cuando quisiera. Apenas unos días después me bajó la regla. Me sorprendió porque pensé que sería más dolorosa. Es cierto que el primer día que bajó no pude salir de la cama, tenía muchos retortijones de dolor, pero al día siguiente estaba como una rosa y la regla fue bastante escasa para lo que me habían comentado.

Dos días después de que me hubiera bajado la regla volví a la clínica. El médico se veía como triste por lo que había pasado. Me dijo que era muy habitual. Me hizo una eco y tenía varios folículos residuales. Tendía que esperar al siguiente ciclo. El médico también me dijo que aunque no hubiera tenido folículos residuales, me hubiera aconsejado dejar ese mes pasar para que el cuerpo se recuperase bien. En parte me sentí aliviada porque, aunque quería hacerlo cuanto antes, sabía que necesitaba desconectar. Había pasado todo tan rápido... Desde que me hice el test hasta que supe que era bioquímico no había pasado ni una semana, así que fue todo bastante asimilable. De hecho, casi ni me dio tiempo a ser consciente de que estaba embarazada. En parte me alegro de que todo fuese tan rápido y de que no se alargase en el tiempo. Me quedaba el consuelo de saber que lo había conseguido y de que porqué no, podría volver a conseguirlo otra vez. Lo único que deseaba en ese momento era irme unos días de vacaciones para desconectar y volver con las energías renovadas.

2 comentarios:

  1. No me quiero imaginar lo duro que tuvo que ser ese momento... Pero como tú bien dices, si lo podías haber conseguido esa vez, podrías volver a conseguirlo de nuevo ;)
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, fue muy duro. Tuve la "suerte" (por llamarlo de alguna forma) que todo duró poco, no llegó a una semana. Tengo amigas que se pasan con esa incertidumbre meses o que tienen abortos más tardíos, cuando ya has asumido que estás embarazaa y que vas a ser mamá. Es muy duro pero no queda otra que seguir luchando por tu sueño.
      Un abrazo!

      Eliminar

¡Anímate a comentar! Me hará mucha ilusión leerte.