jueves, 26 de noviembre de 2015

SI IMAGINARIUM ME REGALARA 100 EUROS

¿Quién no conoce Imaginarium? Es una tienda mágica llena de juguetes preciosos y que tiene una doble puerta, para los mayores y para los más pequeños. ¿A que la conoces? Pues junto a Madresfera, han tenido la fantástica idea de alegrarnos a una de nosotras con 100€ para comprar algunos de sus productos en sus tiendas. Es una locura!!! Imaginarium es una tienda que me encanta. Siempre que paso por delante de ella no puedo evitar entrar. Ya he picado y he comprado alguna cosa para bebé pingüino que sé que le encantará, como estos sonajeros de manos y pies que me parecieron muy divertidos para los primeros meses, para despertar su atención. 


En Imaginarium puedes encontrar todos los juguetes que desees. Lo que más me gusta es que son juguetes muy educativos. Además tienen una gran variedad de ellos: disfraces, cocinitas, puzzles, construcciones, coches, juguetes de exterior, manualidades, muñecos, castillos, barcos, música, libros, tecnología, ciencia y hasta juguetes clásicos! Además, todos ellos pensados de forma que nuestros hijos no sólo jueguen sino que aprendan con ellos. Eso es lo mejor de todo.

Bebé pingüino tiene ya casi todo lo que pueda necesitar, poco a poco voy terminando los últimos detalles y comprando las cositas básicas que me faltan. Pero de lo que no tiene prácticamente nada son juguetes! Y eso no puede ser! Así que he decidido apuntarme a esta promoción a ver si tengo suerte y puedo surtirlo de algunos de estos maravillosos juguetes.
 

100€ dan para mucho, pero es difícil escoger cuando todo es tan bonito y divertido. Así que aunque me ha costado mucho, después de analizar todos los juguetes para bebés, he decidido que escogería lo siguiente:







Como veis han dado mucho de sí los 100€, aunque también han quedado escasos con todo lo que hubiera querido escoger! He elegido cosas que me encantan y que estoy segura de que a bebé pingüino le encantarían también.
 

El piano, el guante marioneta y el libro son divertidos y educativos a partes iguales. Lo cual me parece muy interesante. El organizador de coche me resulta muy práctico, además mucho más completo que los que he visto en otros sitios y de un color muy apropiado para bebés porque es muy llamativo, y, por último, el peluche de pingüino no podía faltar de ninguna de las maneras.
 

Así que si soy la afortunada que gana estos 100€ estos serían los productos que compraría. Me encanta mi selección!!!

miércoles, 25 de noviembre de 2015

MI 6ª INSEMINACIÓN ARTIFICIAL

Después de haber conseguido un positivo en mi anterior IAD, me enfrentaba a esta con muchísima ilusión, pensando que sí lo había logrado una vez sería capaz de volver a lograrlo y, la verdad, es que confiaba muchísimo en ese médico.
 

Un mes después del último control, en Septiembre de 2014, después de dos semanas de retraso (luego el gine me dijo que podía haber sido debido a los quistes y por eso ovulé más tarde) estaba lista para empezar. Esta vez había tenido una regla bastante rara. Mancha un día, otro no, al siguiente otra vez sí... Nunca me había pasado. Pero en la eco el médico vio que tenía en endometrio muy finito y eso significaba que, efectivamente, había sido regla y que estaba lista para empezar. También me dijo que tenía muy buena cantidad de óvulos. Me volvió a mandar tomarme las mismas pastillas que en el intento anterior, Letrozol, que me ayudarían con los ovarios poliquísticos. Eran 5 días, 2 pastillas cada día (mañana y noche).
 

Unos días después tuve el siguiente control en el que tenía bastantes folículos para como habían sido mis ciclos anteriores. Tenía 2 en el ovario izquierdo (de 10mm y 13mm) y 2 en el ovario derecho (de 13mm y 15mm). El endometrio volvía a estar pequeño: 4.6, así que me volvió a mandar Vagifem, que son unos óvulos vaginales que ayudan a engrosar el endometrio. Tenía que ponerme 2 durante 3 noches. Y esta vez, como la otra, no me mandó hormonas para desarrollar los folículos porque consideró que iba muy bien en ciclo natural.

A pesar de que todo pintaba muy bien, tres días después, en el siguiente control todo cambió. El endometrio estaba perfecto, 7.4mm, pero los folículos no habían hecho su trabajo. Los del óvulo derecho estaban más desarrollados (20mm y 13mm) pero los del óvulo izquierdo se habían estancada (11mm y 13mm). Ante esta situación, y teniendo en cuenta que los folículos desarrollados eran los que estaban en el ovario de la trompa obstruida, el médico me dijo que era mejor cancelar este ciclo. El motivo era sencillo, sólo tengo un 5% de posibilidades de quedarme embarazada teniendo el folículo bueno en la trompa obstruida, y al tener un tamaño de 20mm no daba tiempo a que los folículos del ovario izquierdo crecieran lo suficiente ya que, además, en esos días no habían crecido nada, estaban estancados. Me pareció correcto lo que hizo y más teniendo en cuenta la experiencia que viví en mi 3ª IAD ante la misma situación.

Un mes después, en Octubre, volví a pedir cita para comenzar el siguiente ciclo esperando, esta vez sí, que todo fuera bien. En la eco me vieron que estaba lista para empezar. El protocolo fue el mismo de siempre: tomarme Letrozol durante 5 días, 2 pastillas al día (mañana y noche). En el siguiente control me vieron bastantes folículos, 5 en cada ovario, de tamaños entre 8-11mm. Esta vez, debido a que aún había margen de maniobra, sí me mandó hormonas. Me tenía que pinchar Menopur durante 3 días (mezclando sólo medio vial de líquido en un vial de polvo). Además de ponerme, otra vez más, Vagifem durante 4 días para engrosar el endometrio porque esta vez estaba aún más pequeño: sólo 2mm! Me dijo que entre el Vagifem y el Menopur el endometrio debería crecer normal.

En el siguiente control me llevé una grata sorpresa, ya que por primera vez los folículos del ovario derecho se habían estancado y habían sido los del ovario izquierdo los que se habían desarrollado. Tenía 3: dos de 14mm y uno de 15mm. Y el endometrio se había engrosado hasta 6mm. Me volvió a mandar pincharme 3 días más Menopur, una noche ponerme Vagifen y 2 noches ponerme Viagra!!! Sí, como lo leéis. Me comentó que era muy bueno para el endometrio y la verdad es que no me sorprendió tanto porque ya lo había oído de alguna amiga que se lo había tenido que poner. Aún sí no deja de ser, cuanto menos, sorprendente. Además no tenía que tomarlas por vía oral sino mojarlas un poco en agua para que se ablandaran y ponerlas vía vaginal. Qué cosas!


(Medicación utilizada en mi 6ª IAD)

Para el último control todo había ido genial. En el ovario de la trompa derecha seguían siendo muy pequeños y en el ovario de la trompa izquierda se habían desarrollado bien 2 de 18-20mm, el otro se había quedado en 14mm. Y el endometrio estaba en 10mm! Gracias a la viagra!!! Esa noche tenía que pincharme el Ovitrelle y volver dos días después para la inseminación!
 

La inseminación podreció como la anterior. Con total normalidad. Después me hizo una eco para controlar cómo estaba. El endometrio estaba perfecto, grande. Y esta vez sí había ovulado, además no sólo los 2 folículos grandes del ovario izquierdo, sino también el pequeño. Es lo que me comentó la otra vez de la ovulación en cadena, que cuando un folículo está listo para ovular y lo hace, suele arrastrar a los demás aunque sean aún pequeños. La enfermera estaba asustada porque decía que a ver si iba a tener trillizos! Aunque yo estaba ilusionada porque veía que había más posibilidades. Nunca había ido con más de 1 folículo en la trompa buena y esta vez eran 3! Pensé que quizás hasta serían mellizos. Tenía muchas esperanzas.

Me dio el informe de la inseminación, esta vez la muestra era de 6 millones. Debido al bioquímico de la otra vez y para reforzar mi cuerpo me dobló la Progesterona. Esta vez me tomaría 200mg por la mañana y 200mg por la noche. Me dieron el test de embarazo y las instrucciones de hacérmelo en 15 días. Le pregunté por el tema de las betas, ya que si me salía positivo quería hacérmela y quería saber qué valores eran normales para que un embarazo siguiera su curso. Me dijo que por regla general entre 75-100, que no quita que uno de menos no pueda evolucionar. Pero con uno de esos valores era éxito casi seguro.
 

Sin embargo, no tuve la oportunidad de poder comprobarlo porque 15 días después el test de embarazo había salido negativo. La verdad es que como os decía esta vez tenía muchas esperanzas, no sólo por haberlo conseguido ya una vez sino también por el hecho de haber ido con 3 folículos en la trompa buena, para mí fue el ciclo perfecto, con muy poco conseguí mucho. Pero no pudo ser. Ya no me planteé más IAD sino que quería ya pasar a FIV. Llamé a la clínica y conté lo que había pasado. La recepcionista estaba de acuerdo en que podría pasar a FIV. Me dió cita para el médico para que hablara con él sobre el tema y ponernos de acuerdo sobre cuando sería mejor empezar.
 

Después de estas 6 IAD pude comprobar la diferencia de proceder de un sitio a otro. Cada día me sorprendían más cosas. Sobre todo el hecho de ver que en los 3 intentos que hice en el privado mi endometrio siempre iba lento, digamos que era vago, y necesitaba ayuda extra para engrosar. Eso me hizo pensar que quizás, entre otras cosas, puede que mis 4 IAD en la SS no funcionasen por eso ya que, como os he comentado varias veces, allí nunca me miraron el estado del endometrio ni si había ovulado. Eso fue algo que siempre me quedará ahí pero que nunca podré saber a ciencia cierta.

lunes, 23 de noviembre de 2015

MI 5ª INSEMINACIÓN ARTIFICIAL

Después de encontrar la clínica ideal como os conté aquí, no tenía mucho que pensar. A pesar de que cada vez que tuviera que ir me tendría que hacer un viaje de 4 horas (2 de ida y 2 de vuelta) lo que había visto allí y cómo me habían hecho sentir me compensaba. La única duda que pudo planteárseme realmente fue si hacer FIV como yo quería o aceptar su propuesta de hacerme 2 IAD más. Y la verdad es que tampoco me lo pensé mucho porque me parecieron tan coherentes sus palabras y su forma de transmitirme las cosas que me pareció una buena opción. Sí, es cierto, si salía mal podía perder ese dinero y el tiempo pero ¿y si salía bien? Desde luego quien no arriesga no gana y yo tenía mucha confianza en ese médico ¿por qué no intentarlo?
 

En junio de 2014 estaba lista para comenzar. Me gustaba mucho el hecho de no tener que esperar porque cerrasen como en la SS. No me importaba estar "pringada" con tratamientos durante el verano. Bastante había esperado ya. Me dijeron cita para un primer control y estaba limpia. Me mandó unas pastillas para intentar que mejorara el aspecto de mis ovarios poliquísiticos. Me mandó Letrozol. Lo primero que hizo fue avisarme de que no leyera el prospecto (cosa que no hice porque nada más llegar a casa lo leí) porque este medicamento era realmente para el cáncer de mama, sin embargo ellos también lo usaban en técnicas de reproducción para los ovarios poliquísticos porque daban muy buen resultado. Me tenía que tomar 2 al día (mañana y noche) durante 5 días solamente. Después de eso volvería a control.

El mismo día que empecé a tomarlas me puse mala y la de la noche la devolví. Pensé que era por las pastillas. Mientras yo estaba en la cama fatal, mi madre llamó al médico por la noche (porque sí, nos dieron un teléfono de urgencias para llamar a cualquier hora, qué alegría!) y el médico le dijo que no tendría por que ser por las pastillas porque además apenas era la segunda que me tomaba. Le dijo que si no había pasado una hora desde que me la había tomado a que la hubiera devuelto podía tomármela otra vez porque aún no había hecho efecto. Así que eso hice y al día siguiente estaba como una rosa, así que asumí que me había puesto mala porque ese mismo día había hecho un viaje y el camino estaba lleno de curvas y me ponen mala, así que seguramente tenía el cuerpo revuelto y de ahí todo lo demás.

En el siguiente control el médico se sorprendió porque ya tenía 2 folículos bastante desarrollados y 1 más pequeño. En el del ovario izquierdo tenía dos: uno de 9mm y otro de 16mm y en el ovario derecho uno de 19mm. Lógicamente debido a eso no consideraba oportuno mandarme ninguna hormona para seguir desarrollándolos porque evolucionaban muy bien. Me dijo que le preocupaba porque había ido muy rápido el folículo de la trompa derecha, me comentó que normalmente debían ir más parejos con los de la otra trompa y que sino podría haber ovulación en cadena ya que cuando un folículo se rompe para ovular tiende a arrastrar a los otros, aunque no sean del mismo óvulo. Y aunque el de la trompa derecha estaba ya perfecto para inseminar, al ser el ovario de la trompa obstruida había que esperar a que al menos uno de los del ovario izquierdo tuviera el tamaño adecuado y mientras eso pasaba se podía producir la ovulación del folículo del óvulo derecho y darse una reacción en cadena. Por otro lado, el endometrio no estaba aún perfecto, de hecho estaba pequeño: 4.6mm. Me mandó unos óvulos vaginales (Vagifem) para que me pusiera 2 cada noche hasta el siguiente control, ayudándome con ello a engrosar el endometrio.

Dos días después tuve el siguiente control. Fue muy seguido pero era la única forma de controlar que no hubiera ovulado. Todo seguía perfecto. El del óvulo derecho estaba en 21mm y el del ovario izquierdo en 18mm y el endometrio en 7mm con algo (casi 8mm) así que estaba lista para inseminar! Me dijo que a veces hay un folículo que va acelerado en comparación con los demás pero que al final se equilibran, que es lo que debió pasarme. Esa noche debía ponerme 2 ovulos vaginales más para el endometrio y pincharme también el Ovitrelle.

Otros dos días después llegó el gran día. Al contrario que otros días, ese tuve que esperar un poco en la sala de espera. Primero vino una de las recepcionistas a avisarme de que tardarían un poco porque la bióloga aún estaba preparando mi muestra para la inseminación. Después de un rato fue la propia bióloga la que vino a disculparse y decirme que en breve estaría listo. Me llamó muchísimo la atención el protocolo que seguían para transportar la muestra de semen. Ya os conté aquí, que en la SS tenían la muestra en un tubo de ensayo (abierto) en una mesa al lado de la camilla. Donde no sólo estaba mi muestra sino la de varias chicas. A saber cuánto tiempo iban a estar ahí en esas condiciones tan poco higiénicas y que luego era la enfermera la que, allí mismo, introducía la muestra en una especie de jeringa de plástico y se la daba a la médica. Pues bien, en la clínica tenían otro protocolo. Cuando yo ya estaba preparada para la inseminación, la enfermera trajo, directamente del laboratorio, la muestra ya introducida en una jeringa preparada para la inseminación y todo ello envasado al vacío. Me encantó! Eso sí que era higiénico. Así lo único que tenía que hacer el médico era abrir el precinto e inseminar. Fue la primera vez que no noté ningún tipo de molestia con la IAD. Es cierto que en la SS tampoco me dolía, sólo era una molestia breve porque la enfermera me espachurraba la barriga a lo bruto. Aquí no, sólo hacían un poco de presión pero con bastante más tacto. Una vez inseminada me hizo una eco (otra novedad positiva!) me enseñó cómo había entrado la muestra y me dijo que no había ovulado aún, el folículo de la derecha estaba en 26mm y el de la izquieda en 19mm. Me dijo que por cómo se veía seguramente ovularía en unas 4 horas pero él se quedaba más tranquilo si me compraba otro Ovitrelle y me pinchaba al medio día un poco más (la cantidad que daban 10 vueltas de rosca). Me dio un informe sobre la inseminación donde ponía que la muestra era de 7.5 millones. Y me preguntó si, dado que tenía que hacer viajes, no me importaba ir al día siguiente para comprobar la ovulación. No tenía ningún problema así que al día siguiente estaba de nuevo ahí. Efectivamente ya había ovulado. Me dijo que de los dos lados y me enseñó cómo estaban los folículos rotos y arrugados porque ya habían salido los óvulos. De hecho uno de los folículos medía ya 14mm. También me enseñó el líquido de ovulación. Qué de cosas!
 

Ellos mismos me dieron un test de embarazo y las instrucciones para que en 15 días me lo hiciera además de tener que ponerme 200 mg Progesterona cada noche. Reconozco que durante esos días no tuve ningún síntoma, ni siquiera el pecho que lo había tenido siempre, así que lo asocié a no haberme hormonado en este ciclo.
 

El día del test me levanté muy nerviosa. Me temblaban las piernas. Puse las gotitas de pipí en el test y me senté. Pasó un minuto y empecé a pensar que estaba hecho, como siempre. ¿Por qué esa vez iba a ser diferente? Lave el botecito donde había hecho pipí y volví a sentarme. Me dije: hasta que no pasen los 5 minutos que pone en las instrucciones no hay que darlo por perdido. Cogí el test y me lo puse entre las manos y, de repente, empecé a ver algo que se asomaba... una línea rosa!!! No podía creérmelo! Era mi primer test positivo! Me levanté para irme pero rápidamente me volví a sentar pensando que aún no habían pasado los 5 minutos. Luego me dije que qué más daba si ya había salido rosa y me volví a levantar. Estuve levantándome y sentándome como varias veces, de locos! Estaba muy nerviosa! Salí del baño y se lo enseñé a mi madre que se puso muy contenta. Tenía un test de tira que había guardado para cuando fuera positivo así que me lo hice, porque no me lo creía, y volvió a salir positivo. Mi padre estaba durmiendo pero no podía aguantar más así que fui a la habitación y le dije "Papá, vas a ser abuelo" El pobre se puso a llorar emocionado.

Mi ilusión era hacerme un Clearblue digital, porque como os comenté aquí, lo pasé súper mal cuando me lo hice en la 2ª IAD y me salió negativo porque leerlo es horrible! Así que tenía ganas de leer que estaba embarazada. Fui a una farmacia y no tenían pero me compré otro normal. En la siguiente farmacia si sabía que lo tendrían porque era donde lo había comprado la vez anterior. Nada más llegar a casa me lo hice y, por fin, podía leer "Embarazada 1-2 semanas". Llamé a la clínica y me dieron cita para principios de Agosto, además de darme la enhorabuena y alegrarse mucho por mí.

Al día siguiente, cuando me desperté, decidí hacerme el test normal que me había comprado el día anterior y no me lo podía creer. La línea del positivo apenas se veía. De hecho era complicado verla. Sabía que algo no iba bien porque lo normal era que la línea fuera de menos a más pero nunca al revés, así que ya empecé a imaginarme lo que estaba pasando. Al día siguiente fui a hacerme una analítica de sangre, una Beta, la pena es que en el pueblo donde vivo tardaban 24 horas en darme el resultado así que hasta el día siguiente no sabría nada. Justo ese día me llegó un pedido con varios test más y por la tarde lo repetí. El resultado fue el mismo, línea casi invisible. Ya sí que sí, estaba segura.


(Algunos de los test que me hice durante mi 5ª IAD)

Un día después tuve la confirmación. Beta de 25,70ml. Tenía pinta de aborto bioquímico. Llamé a la clínica y se lo comenté a la chica que me atendió. La verdad es que me sentía mal y la chica no me entendía. Le pregunté si había alguna forma de hacer que la beta subiera, algún medicamento que tomar... yo que se! Me dijo que no me preocupase que si la beta era positiva era que estaba embarazada. Yo le insistía en que sí pero que era muy baja y que no era normal. Ya iba a colgar cuando debió notarme el tono de voz y decidió pasarme con mi médico que me confirmó lo que imaginaba. Tenía pinta de aborto bioquímico. Me dijo que me repitiese la beta en un par de días en el mismo sitio que la primera vez porque así me aseguraba que trabajasen los mismos valores. Y eso hice. Un par de días después me la repetí. Esta vez fui a otro centro del mismo laboratorio pensando que los resultados estarían antes, pero no, seguían tardando 24 horas. Y pasaron esas 24 horas y nada. Y por la tarde me llamaron directamente de la clínica para comentarme que había habido un problema con la plataforma online donde cuelgan los resultados y me dijo que aunque no era legal me los daba ella por teléfono. 18.9 me dijo. Y me preguntó que qué tal, si era bueno o no, ya que le había contado toda la historia el día de la analítica. Yo le dije que no, que había bajado y eso era que se acababa. Llamé a la clínica y pedí hablar con el médico que me dijo que interrumpiera la progesterona y en cuanto me bajase la regla pidiese cita para ver cómo estaba y volver a comenzar cuando quisiera. Apenas unos días después me bajó la regla. Me sorprendió porque pensé que sería más dolorosa. Es cierto que el primer día que bajó no pude salir de la cama, tenía muchos retortijones de dolor, pero al día siguiente estaba como una rosa y la regla fue bastante escasa para lo que me habían comentado.

Dos días después de que me hubiera bajado la regla volví a la clínica. El médico se veía como triste por lo que había pasado. Me dijo que era muy habitual. Me hizo una eco y tenía varios folículos residuales. Tendía que esperar al siguiente ciclo. El médico también me dijo que aunque no hubiera tenido folículos residuales, me hubiera aconsejado dejar ese mes pasar para que el cuerpo se recuperase bien. En parte me sentí aliviada porque, aunque quería hacerlo cuanto antes, sabía que necesitaba desconectar. Había pasado todo tan rápido... Desde que me hice el test hasta que supe que era bioquímico no había pasado ni una semana, así que fue todo bastante asimilable. De hecho, casi ni me dio tiempo a ser consciente de que estaba embarazada. En parte me alegro de que todo fuese tan rápido y de que no se alargase en el tiempo. Me quedaba el consuelo de saber que lo había conseguido y de que porqué no, podría volver a conseguirlo otra vez. Lo único que deseaba en ese momento era irme unos días de vacaciones para desconectar y volver con las energías renovadas.

miércoles, 18 de noviembre de 2015

MI NONABOX DE NOVIEMBRE

La Nonabox de este mes llegó muy puntual. Como ya os comenté, la Nonabox de Octubre me había gustado bastante, aunque eché en falta más productos para bebé pingüino y no tantos para mí. Me gusta que traiga alguna cosa para mí, se agradece un montón, pero lo que más ilusión me hace es ver cosas útiles y prácticas para mi bebé ya que es por él por quien compro las cajitas.
 

Este mes la cajita me ha sorprendido gratamente. Ya nos habían avisado en las distintas redes sociales que ésta sería la cajita de Navidad y, por tanto, sería especial. Para mi sí lo ha sido y todo lo que ha traído me ha encantado! Igual que con la cajita anterior comenté que me gustaba más lo que les traía a las mamás que a las que estábamos embarazadas, en esta cajita me han gustado más nuestros productos que los que venían a las que ya eran mamás. Así que genial!

Todo esto es lo que traía mi cajita de Noviembre:




Como podéis ver, este mes venía completita y con productos de lo más originales! A continuación os los desgloso y os los voy explicando con más detalle:
 

Pack de 3 pañales (talla 1), de la gama Bio Baby de Moltex


Mucha gente se mosquea porque esto no deja de ser una muestra de un producto que viene en otras muchas cajitas gratuitas que dan en las charlas matronales o en tu mismo centro de salud u hospital. En mi caso no me importa recibir estos productos, es más, lo agradezco. De esta forma puedo probar ciertos productos o marcas que quizás no conozco y valorar y comparar con otros de la misma clase. Tengo varios packs de estos y con la tontería yo creo que tengo ya casi como un paquete! Los pañales son cosas útiles que se van a necesitar a montones así que nunca viene mal tener un buen arsenal de ellos.



Té, de Teterum
 

En la cajita del mes pasado ya recibí uno de estos tés. En aquella ocasión fue Rooibos y ésta ha sido té verde. Aunque no soy mucho de tés, la verdad es que me gustan mucho. Aún no lo he probado, ni éste ni el anterior. Pero ahora con el fresquito apetecen más y seguro que en uno de estos días los pruebo. Estoy segura de que estarán buenísimos! Además, ya os comenté que esta empresa ayuda a integras laboralmente a personas en riesgo de exclusión y colaboran con ONG's, lo cual me encanta!


Corrector de estrías, de Mustela


Cuando vi la crema me hizo mucha ilusión, ya que justo estoy acabando la que estoy usando en este momento. Pensé que era una crema antiestrías normal para el embarazo, pero no. Es una crema para intentar hacer que desaparezcan las estrías cuando aún son rosas, o hacer que se disimulen más. En mi caso aún no tengo estrías (y espero no tenerlas) así que no he podido usarla. Pero me encanta la marca Mustela. Tengo varios de sus productos, tanto para bebé pingüino como para mí, y me gustan mucho. Esta la guardo de momento por sí me salen estrías, además como la fecha de caducidad es tan amplia aún tengo bastantes años por delante para poder utilizarla.



Manoplas para recién nacido, de BeeBeeBabies


Me encantan estas manoplas, son muy suaves y el color amarillo le da un tono muy alegre. Ya tenía algunas manoplas, pero siempre vienen bien tener un par más. La marca BeeBeeBabies ya la conocía y me gusta mucho, me encanta el concepto que tienen de hacer ropa que pueda ser usada durante muchos meses, porque crece! Además sus diseños son muy bonitos. Su regalo en esta Nonabox no eran sólo las manoplas, también incluyen un vale del 30% para utilizar en su página web. 

Body, de C&A


Este ha sido otro de los productos que más me han gustado. Claro que tengo bodys pero creo que nunca son suficientes cuando son tan pequeñitos! Es de manga corta y la talla es perfecta para cuando bebé pingüino vaya a utilizarla. Tengo varias cositas de ropa de C&A porque me gusta mucho, tanto sus diseños como su tejido, además es ropa bastante económica. El body venía acompañado de una tarjeta con un 10% de descuento en C&A (sección bebés y niños) para usar durante 1 año!!! Es una pasada, me parece un gran regalo. Lástima que en el pueblo donde vivo no haya ninguna tienda cerca. Aún así la usaré ya que suelo viajar bastante y a los sitios donde voy sí que hay tiendas de C&A, la llevaré siempre conmigo para poder aprovecharla cada vez que pueda.



Muselina, de Aden+Anais



¿A quién no le gusta esta marca? Todos sus productos son increiblemente suaves! Me gustan mucho. En una Nonabox Express que había ganado en un sorteo ya me había venido una, igual que esta pero con las estrellas verdes. No me importa tener dos (o las que vengan en sucesivas cajas) porque es un producto que considero muy útil y que se ha hecho imprenscindible para muchas mamás, se puede utilizar de muchas formas y eso hace que sea un producto especial. Me gusta, además, que venga con su bolsita protectora, de la misma tela. Así hace que puedas manejarla con más facilidad y no se ensucie tanto.

Pack de postales y chapas, del club de las malasmadres


Había visto este producto en algunas de las cajitas del mes pasado y fue uno de los que me dio pena no recibir, pero en esta venia! Me gusta porque coincido con la ideología que tienen las malasmadres y su lucha por la conciliación laboral, entre otras cosas. He visto que hay varios packs distintos, y tengo que decir que el que me ha llegado a mí es el que más me gusta, me encanta ese mensaje de la postal y la chapa, no podía ser más yo.



Chupete, de Chicco
 

Junto con la tarjeta del 10% de C&A para usar durante un año, este chupete de Chicco es, para mi, el producto estrella de la caja de este mes. Es cierto que una de las cosas que menos ilusión me hace recibir (por la cantidad tan grande que tengo) son chupetes, biberones y pinzas sujetachupetes. Pero tengo que reconocer que este chupete es especial. Para empezar me encanta el diseño de este tipo de chupetes. Ya tenía uno igual, en verde, de una canastilla que me dieron en una tienda Chicco. Me gustan porque me recuerdan a los tradicionales, de cuando éramos pequeños. Además la forma en que viene presentado es muy original! La marca Chicco me inspira mucha confianza, así que cualquier producto que venga de esta marca me hará mucha ilusión recibirlo. 

Bolsita navideña, de LolaDerek


El detallito navideño de esta cajita viene de la mano de LolaDerek. Es una web que no conocía pero tienen cosas muy bonitas de muebles y decoración. La bolsita que viene me gusta mucho, y su diseño también. Se puede utilizar para colgar en el árbol, meter algún regalito... Tiene muchos usos! También viene con un descuento del 10% para usar en su web.

Como véis, la Nonabox de este mes ha sido de lo más completa. Al menos, a mí sí me lo ha parecido. Como dije en la cajita del mes pasado, no voy a entrar en hacer comparación de precios producto a producto pero sólo con la crema de Mustela y con la muselina de Aden+Anais el valor de la cajita supera bastante lo que me ha costado. Para mí siguen mereciendo la pena. Y este mes más aún ya que han traído muchas cosas para bebé pingüino y eso me hace especial ilusión.



¿Y a ti, te gusta la cajita de Noviembre? ¿Qué productos te han tocado? 


- - - - 

¿Queréis ver algunas de las cajitas Nonabox que yo recibí?

- Nonabox: Cajitas llenas de ilusión.
- Nonabox Octubre
- Nonabox Diciembre 
- Nonabox Express

viernes, 13 de noviembre de 2015

BÚSQUEDA DE CLÍNICA PRIVADA (2ª PARTE)

Como ya os comenté aquí, busqué y rebusqué en todas las clínicas privadas de la ciudad donde vivo. De todas las que había visité 4, las que más me convencían puesto que había otras que, a pesar de su fama, no me inspiraban confianza y para mi eso era muy importante. Me encontraba en dudas entre dos, la Clínica 2 y la Clínica 4. Ambas del mismo estilo pero con dos médicos que me parecían muy profesionales. Sin embargo, antes de tomar la decisión final, me decidí a visitar otra clínica más.

Esta clínica, como os conté, no me pillaba muy cerca de casa sino a 2 horas en coche ya que está en Málaga. Es decir, tenía que hacer 4 horas de viaje, entre ida y vuelta. Pero la curiosidad me podía. Tenía varias amigas, de un grupo de mamás solteras, que habían ido allí porque son malagueñas y me hablaban maravillas de la clínica en general. Unas se habían quedado en la primera IAD, otras en la segunda, otras más tarde, alguna había tenido que ir a FIV... Pensé que por probar no perdía nada. Una de ellas me insistió en que pidiese cita con su doctor, un hombre serio pero muy profesional. Me convenció y les mandé un email. Me mandaron un informe muy detallado. No sólo incluía el precio sino también explicaban el procedimiento, las técnicas adicionales que se podían aplicar, la forma de financiar... Muy completo.

-Presupuesto IAD: 500€ (menos un 10% de descuento por tener el carnet de Masola). Muestra del donante: 250€. No incluída medicación.

-Presupuesto FIV: 3500€ (menos un 10% de descuento por tener el carnet de Masola). Muestra del donante: 250€. No incluída medicación. Congelación embriones: 500€ (1 año). Transferencias posteriores: 1000€.

Llamé y pedí cita. La recepcionista fue muy amable, me preguntó un poco por mi historial y me pidió que llevara todo lo que tuviera de pruebas y demás. Le pregunté si la cita podía ser con ese médico y me dijo que sin problema. Tampoco tuvo ningún problema en buscarme un horario que me resultase cómodo para no ir muy apurada con el coche. Lo bueno de esta clínica es que era una clínica exclusiva en reproducción, también tenían ginecología y otros servicios relacionados como ecografías emocionales. Estaba todo en el mismo centro y el horario era semanal, de lunes a domingo, mañanas y tardes. Incluso abrían en festivos! Los médicos de allí trabajaban allí exclusivamente lo cual era un gran punto a favor.

El día de la cita llegó y la verdad es que estaba nerviosa. Nada más entrar ya me gustó. Eso sí era una clínica. Estaba muy bien organizada, limpia y luminosa. Todas las recepcionistas eran muy agradables. Lo primero que me dieron fue un papel en donde tenía que rellenar mis datos personales y me pasaron a la sala de espera. Poco después vino una enfermera a por mí y me llevó a la consulta donde estaba el médico. Como me había comentado mi amiga, se le veía muy serio pero también muy profesional.

Me dejó hablar y le conté un poco todo de forma resumida. Las pruebas que me habían hecho, los tratamientos a los que me había sometido. Se quedó sorprendido de que fuera desde la ciudad donde vivo habiéndo allí tantas clínicas, le dije que me habían hablado muy bien de la clínica y en especial de él. Me pidió mis pruebas médicas y todo lo que me hubieran hecho en la Seguridad Social. Cosa que me sorprendió gratamente porque en las otras clínicas no me lo pidieron, a pesar de que yo siempre iba con mi carpeta bien preparada.

Lo primero que le comenté es que iba por FIV. Él no puso pegas. Pero cuando vio mi historial de la Seguridad Social me planteó el hacerme, al menos, otras 2 IAD más. Me dejó helada porque no me lo esperaba. Era una opción que tenía ya descartada. Él fue sincero conmigo. Me dijo que por un lado estaba el tema de mi edad (tenía 27 años cuando llegué allí) y me dijo que mis problemas (trompa derecha obstruída y ovarios poliquísticos) no tenían porqué impedir un embarazo a través de IAD, que no tenía ninguna enfermedad grave. En el caso de la trompa obstruida teniendo folículos en la otra era suficiente y con el tema de los ovarios poliquísisticos me dijo que me daría una medicación que haría que mejorase en eso también. Cosa que nunca me plantearon en la Seguridad Social.

Al mirar las IAD que me había hecho en la Seguridad Social me dijo que había 2 que él no hubiera hecho. La 2ª IAD, ya que el folículo era demasiado grande, 25mm, y deberían estar en torno a 18-20mm aproximadamente porque sino pueden ser demasiado grandes y estar "pasados" (además hay que tener en cuenta que desde el último control hasta que ovulas los folículos siguen creciendo algo, con lo cual pueden aumentar varios mm más). Lógicamente tampoco me hubiera hecho la 3ª IAD, no sólo por el tema de la trompa obstruída, sino también porque el folículo era de 23mm y estamos en las mismas. Esto no quiere decir que una mujer que tenga esos tamaños no se quede embarazada pero según él en una IAD hay que ir más a lo seguro, controlarlo todo más. Me comentó que por lo que él veía en mis papeles en la Seguridad Social no me habían personalizado los tratamientos (cosa que ya imaginaba). Él me dijo que yo podía hacer lo que yo quisiera. Pero que veía una tontería que tuviera que pasar por lo que implica una FIV (quirófano, anestesia, punción, muchas más hormonas...) cuando no tenía porqué ser necesario, además del coste económico que suponía. Me volvío a repetir que me recomendaba unas 2 IAD más, que habría que intentar conseguir 2-3 folículos en el ovario de la trompa buena y para eso había que jugar un poco con la medicación y no ser tan lineales como habían sido en la Seguridad Social, sino que había que arriesgar un poquito. Se quedó soprendido cuando le dije que en la Seguridad Social no me habían mirado si había ovulado y tampoco me miraban el endometrio. Creo que ni me creyó porque me dijo que eso no podía ser, que no era lógico.

También le comenté un tema que me preocupaba mucho y que es la menopausia precoz. Tengo dos días que con 28-30 años se les fue la regla. El resto de hermanas de mi madre han llegado a los 40 justitas. El médico me dijo que lo normal es que la regla duré hasta los 50 años aproximadamente. Me gustó porque le dió al tema la importancia que a mi me suponía. Era algo que me atormentaba desde bien joven. Me dijo que esas cosas eran aspectos que se podían heredar y transmitir entre familiares pero que no había manera de poder saber con seguridad si me pasaría a mi o no. Aún así le pareció algo importante a tener en cuenta. Y eso me gustó. Porque me hizo sentir comprendida.

Me dijo que lo primero que me iba a hacer era una eco para ver como estaba porque lo mismo era hablar por hablar, que lo principal era el estado de mi útero y mis ovarios. Me fui con la enfermera que me dió mi "trapo" que no tapa nada para la eco. El médico me preguntó si alguna vez me habían hecho algún control del pecho y le dije que no, así que le dijo a la enfermera que mejor me diera una bata (que tampoco tapa nada) porque me haría un control completo. Me hizo una ecografía y se detuvo bastante. Me dijo que estaba todo bien y que sí, que tenía ovarios poliquísticos (cada médico me decía una cosa!) pero que todo tenía buen aspecto. También me dijo que mi útero tenía forma de corazón. Le pregunté si era importante y me dijo que no, que era una forma como otra cualquiera. Me hizo una revisión en el pecho para ver si tenía algún nódulo o cosa extraña. Todo bien. Y para mi sorpresa me miró también el cuello. Todo correcto. Y encima gratis porque la primera consulta es gratuíta y todo ese control en un privado cuesta un dineral!

Me volví a sentar en la mesa y me volvió a decir que hiciera lo que yo considerase. Me dio una carpeta para FIV y otra para IAD. En ellas venía todo explicado: prodecimientos, precios, financiación... Y en la de FIV, además, también venía un consentimiento para la anestesia de la punción. Anotó mis rasgos físicos, grupo sanguíneo, estatura y peso y me dijo que buscarían un donante similar a mi. Me llama la atención que en la Seguridad Social me hubieran dejado elegir (aunque yo no lo hice) y en el privado no me dieron esa opción. En cualquier caso es algo que no me preocupa, es sólo como dato curioso. También me comentó que si me decidiese por FIV no me pondría más de un embrión por lo mismo, la edad. Y porque además tengo un alto porcentaje de éxito. Ya que según las estadísticas que ellos hacen todos los años de su clínica y según el tramo de edad que me corresponde (de 25-35 años) hay un 59% de éxito de conseguirlo en la primera transferencia embrionaria, pero dice que en estas estadísticas entran todas las mujeres de esa edad, con o sin problemas. Con lo cual yo, al no tener problemas graves que interfieran con FIV, tendría un porcentaje bastante superior. Me dijo que me haría protocolo largo: pastillas anticonceptivas + estimulación y punción. Y no me lo transferiría en ese ciclo sino que congelaría los embriones y lo pondría en ciclo natural posterior, ya que ésto añade un 10% más de éxito a lo comentado anteriormente.

Me dijo que me llevase las dos carpetas, que las leyera y me lo pensara. Y que si quería con la siguiente regla (Julio 2014) podía empezar sin problema. También me mandó que me repitiese las serologías porque las analíticas hormonales le valían. Y me pidió que fuese a mi hospital y pidiese que me pasasen en un CD las radiografías de la histerosalpingografía para que él pudiera comprobar cómo estaba la trompa obstruída, ya que me comentó que en ocasiones no es una obstrucción real.

Salí de allí encantada. Eso era lo que yo quería. Lo que yo sentía que buscaba. Ese flechazo del que os hablaba aquí. Y no tuve que pensarlo mucho más. Esa era la clínica de la que iba a salir con mi bebé en la barriga. Estaba segura.


(Leer 1ª parte)

miércoles, 11 de noviembre de 2015

BÚSQUEDA DE CLÍNICA PRIVADA (1ª PARTE)

Una vez tuve claro que no iba a esperar 15 meses para hacerme el siguiente tratamiento y, gracias al apoyo de mis padres, decido embarcarme en una nueva aventura: la de buscar clínica privada.
 

Como he comentado aquí, tenía claro lo que quería de la clínica, lo que buscaba y lo que no, aún así estaba abierta a ver el mayor número posible para estar convencida de la elección. Además otra cosa que tenía decidida es que esta vez intentaría con FIV.

Miro en internet y busco un listado de todas las clínicas que hay en la ciudad donde vivo. Hay bastantes pero prescindo de algunas. Una de ellas es una famosísima clínica de reproducción que hay por toda España pero que a mi, sin conocerla realmente, no me da nada de confianza. Y eso es principalmente lo que busco así que la descarté de inmediato.

Aprovechando que la mayoría de clínicas tienen la primera visita gratuita pido cita en 2 de ellas. Y pido también en otra clínica que cobra la primera visita pero que quien la lleva es el pionero de reproducción asistida en mi ciudad. Fue el que la instauró en el hospital al que iba y tengo interés en conocerlo y ver qué impresión me da, ya que actualmente trabaja en la Seguridad Social como ginecólogo pero no en la UR, por lo que no me ha tratado personalmente, pero las chicas que lo conocen hablan maravillas de él.

CLÍNICA 1
 

La primera clínica a la que voy no me convence de entrada. Aunque el lugar está muy bien porque forma parte de un hospital privado así que las instalaciones son las adecuadas. Llego allí sin cita, para pedirla. Pero la recepcionista me dice que la información sobre los tratamientos las dan ellas. Que las citas sólo las dan cuando se va a empezar. La chica muy amable me atiende. Me hace un presupuesto de FIV y otro de IAD, por si acaso. Y me añade en el presupuesto que la primera cita con el médico tiene un precio a parte. El presupuesto está muy claro, muy fragmentado con lo que incluye y lo que no. No incluye medicación, ni la muestra del donante, ni la congelación de embriones, como viene siendo habitual en la mayoría de clínicas. Pero si incluye el cultivo de embriones (blastos) cosa que me interesa mucho. Otro punto a favor es que tiene su propio laboratorio. Punto en contra: que trabajan los médicos de la Seguridad Social que me atendieron y eso no me gusta. Además la chica insiste mucho en que me haga un seguro privado para ahorrar un 10-20%, cosa que no me interesa porque lo que me ahorro en el tratamiento lo gasto en el seguro. Qué ironía!

-Presupuesto IAD: 1100€ (incluyendo muestra de donante) + 100€ de la primera visita. No incluída medicación.

-Presupuesto FIV: 4900€ (incluyendo muestra de donante) + 100€ de la primera visita. No incluída medicación. Congleación embriones: 520€ (1 año). Transferencias posteriores: 800€.

CLÍNICA 2
La 2ª clínica que visito es la del famoso doctor que implantó la reproducción asistida en el hospital donde me hice los tratamientos. Llamo por teléfono para pedir cita y la recepcionista es súper seria y sosa. Tengo mucha curiosidad pero cuando llego allí todo me parece raro. Para empezar la clínica está en un piso. No me gusta ese ambiente, es como cuando vas al dentista. Es muy frío y no tiene ambiente de clínica. El doctor me atiende y me hace una eco. Me dice que no tengo ovarios poliquísticos y pasamos a su despacho a hablar. Me pregunta si tengo las pruebas hechas, le digo que sí. Me pregunta por la analítica y, aunque tiene casi 1 año, me dice que me puede servir. Me explica, con ayuda de un libro, en qué consiste la FIV. Poco más. Cosas que no me gusta: no tiene laboratorio propio, trabajan con uno compartido con otras clínicas. No veo muchas habitaciones en el piso ¿Dónde me van a hacer la punción? ¿Tienen quirófano propio? No me gusta tampoco que sólo trabaja por las tardes y no los fines de semana, con lo cual vuelve a ser el mismo desorden que en la Seguridad Social. Me gusta su profesionalidad, su experiencia y lo que todas las chicas comentan de él.

En cuanto al precio hay dos opciones, que incluya la medicación o no. La muestra del donante no está incluida y la congelación de embriones sobrantes tampoco. Sobre blastos no me da información. En vez de hacerme un presupuesto normal, me lo apunta en una tarjeta de visita. Y me cobra la visita: 100€.

-Presupuesto FIV: 5000€ (incluyendo medicación) o 4000 (sin medicación). Muestra de donante: 355. Congelación embriones: 300€ (2 años). Transferencias posteriores: 1000€.

CLÍNICA 3

Esta clínica está en el pueblo donde vivo con lo cual perfecto! Sin embargo nada más entrar ya veo que no va a ser allí. Hablo con la recepcionista para preguntar por presupuestos y me da la tarjeta para pedir cita porque ella no puede dármelo detalladamente. Me lo dice por encima. La recepción está hecha un caos, igual que la sala de espera. Desorden por todas partes. No me gusta. Ni siquiera llamo.

-Presupuesto FIV: 4500€ (incluyendo muestra de donante). Medicación no incluida.

CLÍNICA 4

Esta clínica también está en el pueblo donde vivo. Al llamar para pedir cita también me atiende un chico súper serio y soso. El médico es muy joven y al hablar con el caigo en que fue el primer médico que me atendió cuando llegué el primer día a la UR. Nunca más me volvió a atender. Me cuenta que él ha trabajado con el médico de la Clínica 2. De hecho, podía decirse, que es su aprendiz. No me hace eco pero hablamos mucho, le cuento mis tratamientos, me dice (cosa que ya sé) que es un error hacer una IAD con la trompa obstruida. Me cuenta también en qué consiste la FIV y me da muchas esperanzas porque dice que por mi edad tengo un 80% de éxito ya que mis problemas no influyen en ese tipo de tratamiento. Me explica que no tienen laboratorio propio (es compartido con la Clínica 2) pero habla maravillas de él y que trabajan con el Embryoscope (una novedad en microscopios para la evolución de los embriones que da muy buenos resultados). Me gusta el hecho de que, aunque te cobran la congelación de embriones, si has congelado embriones pero los tienes que usar en los 6 meses siguientes (porque la transferencia no haya funcionado) te devuelven el importe de la congelación. Cosa que no hacen en las otras. No me gusta que sólo tiene horario de tarde y no trabajan los fines de semana. Además tiene dos clínicas (la de mi pueblo y la de la capital) así que unos días tendría que ir a una y otros a otra, según el día que fuera. Eso es lo de menos porque la mayoría no están tan cerca y me tendría que desplazar igual.

-Presupuesto FIV: 4000€. Muestra de donante: 500€. No incluida medicación. Congelación embriones: 200€ (2 años). Transferencias posteriores: 1500€.

Salí de esa última clínica pensando que era esta. Pero hablándolo con mis padres, que habían venido también y tiene más experiencia que yo en médicos y comparaciones, no podía olvidar la Clínica 2, ya que aunque el ambiente no fuera el más adecuado el médico no dejaba de ser el pionero en reproducción asistida y eso tenía un gran punto a favor. Por otro lado, el médico de la Clínica 4 era aprendiz de él y estaría más actualizado en cosas nuevas y avances, desde luego. Ambas tenían un horario restringido y no tenían laboratorio propio.

Ante esas dudas estaba yo, barajando pros y contras de ambas clínicas y ambos profesionales y no lograba decidirme. Pero tenía un as en mi manga: otra clínica más. Aunque esta no me pillaba lo que se dice cerca. Pero la primera visita era gratuita y mal no me iba a hacer verla y tener una opción más. Al fin y al cabo varias amigas habían estado allí y me hablaban maravillas ¿Por qué no probar? 


(Leer 2ª parte)

lunes, 9 de noviembre de 2015

SENTIMIENTOS Y REACCIONES TRAS 4 IAD NEGATIVAS... ¿Y AHORA QUÉ?

Después de las 4 Inseminaciones Artificiales negativas tocaba pararse a pensar. Como comenté aquí, esperar 15 meses me parecía una locura. Me parecía una locura porque ya llevaba más de 1 año con pruebas, con tratamientos... y una parada así, tan brusca, me dejaba un poco loca. Había estado en camino mucho tiempo, cada vez lo había visto más cerca y tener que esperar tantos meses se me hacía difícil. Como comenté, una cosa hubiera sido tener que esperar desde el principio. Se toma con otra filosofía, te lo planteas de distinta forma, pero así, en mitad del camino... No.

Ir a una clínica privada no había entrado en mis planes nunca. Ya desde el principio de los tiempos, cuando era bastante más joven y decía que algún día sería madre y que si no tenía pareja lo haría con un donante, mis padres me decían que me ayudarían en lo que pudieran y buscaríamos la mejor clínica. Pero no pensé que, años después, eso se convertiría en mi primera opción. Ni mucho menos. De hecho, como comenté aquí, el hecho de que la Seguridad Social, en mi Comunidad, lo cubriese, fue un aliciente importante para ponerme a ello. Si no hubiese sido así, mi deseo de ser madre hubiera tenido que esperar algún tiempo más porque el dinero de los tratamientos es excesivo, a mi parecer.

Sin embargo, una vez ya había empezado, con todas las pruebas hechas y 4 tratamientos realizados ya no podía parar. Me resultaba inútil. Fueron un poco mis padres los que tomaron la iniciativa y la decisión por mí, me dijeron que buscase clínicas, que escogiese la mejor y que me olvidara de todo lo demás. Que si había otras opciones había que exprimirlas todas. Algo que nunca podré agradecer lo suficiente pues yo sola no hubiera podido.

El buscar clínicas me suponía un nuevo reto. En mi provincia, por suerte, hay muchísimas clínicas de reproducción. Unas más conocidas, otras menos... Mi plan era ir a todas las posibles pero había aspectos que no me acababan de convencer. Uno de ellos es que muchas de esas clínicas eran llevadas por ginecólogos de la Seguridad Social, algunos de ellos me habían tratado durante mi paso por la UR y no me apetecía nada tener que recurrir a ellos cuando, claramente, me hicieron sentir mal allí. No me sentí comprendida, no sentí que personalizaran mis tratamientos, que valoraran mis antecedentes, ni que se preocupasen por cómo me podía sentir... Sé que son médicos y que no tienen porqué comportarse así, pero en una Unidad, como la de Reproducción, que llegan cientos de mujeres hormonadas y tristes porque su mayor deseo en la vida no lo consiguen, deben, al menos, tener un poco de empatía y mirarte a la cara cuando les hablas. Por otro lado, ¿Si no habían conseguido que me quedara embarazada cuando me estaban tratando en la Seguridad Social, qué iban a hacer de diferente en su clínica?

Tampoco entiendo el cambio de actitud de los profesionales que, según dónde estés, te atienden de un modo u otro. Por ejemplo, en la Seguridad Social no te explican nada, lo justo y necesario. Por suerte yo sabía bastante sobre tratamientos porque tengo varios grupos de mamás solteras con los que hablo mucho y estaba bastante enterada de muchos aspectos. Pero si les preguntaba algo se limitaban a contestarme lo más escuetamente posible. Y muchas veces realmente no me aclaraban nada. Sin embargo, si vas a la clínica privada de ese doctor te lo explica absolutamente todo. ¿Porqué ese cambio? ¿Acaso los pacientes de la Seguridad Social nos merecemos menos? Entiendo que en los privados pagas por ello pero la Seguridad Social también la pagamos, ¿Es porqué tienen menos tiempo para atender a cada paciente? Puede ser, pero no me gusta. El día que me dijeron que tenía un quiste residual me fui a mi casa asustada, pensando que quizás en meses no podría hacerme otra IAD, porque las explicaciones de este médico no me convencieron lo suficiente, me sentí preocupada.

No me gusta que uno de esos profesionales que tiene clínica privada me hiciera una IAD cuando sólo tenía 1 folículo en la trompa obstruida, sabiendo que mi porcentaje de éxito era realmente bajo, sólo un 5%. Era un fracaso. ¿Hubiera hecho lo mismo en su clínica? Apuesto a que no.

Otro de los aspectos que no me gustan es que muchas clínicas tienen horarios muy limitados. Lo mismo sólo trabajan por las tardes y nunca los fines de semana. Esto ocurre porque muchos de ellos, al trabajar también en la Seguridad Social, tienen que compaginar horarios. Me parece muy bien por ellos pero mi ciclo, ¿Quién me lo controla? Se supone que ellos deben amoldarse a nosotras, a nuestros ciclos, a nuestra ovulación y de esta forma no lo hacen. Si te toca ovular un sábado te lo hacen el viernes o esperan al lunes, como hacían en la Seguridad Social, y eso es algo que al buscar privado quería tenerlo en cuenta.

También quería, en la medida de lo posible, tener un médico estable. No pasar en un mismo tratamiento por 5 médicos distintos, cada uno con sus opiniones y su forma de proceder. No lo veo normal porque no te pueden hacer un seguimiento realmente bueno.

Y, por último, una cosa en la que yo no caí pero que algunas amigas me recomendaron es que la clínica tuviera un buen laboratorio. Para IAD quizás no era tan importante pero mi idea ahora era pasar ya a FIV por lo cual, aquí sí, el papel del laboratorio es fundamental.

Con estas ideas ya lo tenía claro, mi siguiente paso era buscar una clínica privada, pero no cualquier clínica, sino aquella en la que yo sientiera que de "ahí sí" iba a salir con mi bebé en la barriga. Quería una intuición, sentir un flechazo, estar convencida al 100% y así fue.

viernes, 6 de noviembre de 2015

MI NONABOX DE OCTUBRE

Como ya os comenté, me suscribí a las cajitas de Nonabox. En principio durante 6 meses. Hice balance de sus pros y sus contras y a mí sí me compensa. 




El viernes pasado recibí la primera cajita y la verdad es que me gustó mucho. Aunque es cierto que tengo que reconocer que me hubiera gustado que vinieran más cositas para bebé pingüino y no tantas para mí, pero no pasa nada porque seguro que otras vienen más cosas y no viene de más que nos mimen a las mamás un poquito, verdad?

Me ha llamado mucho la atención el cambio que han hecho con la cajita. Tengo que decir que a mi me gusta mucho. Está hecha con material reciclado y sigue siendo fuerte y dura para utilizarlas como almacenaje. Hasta la caja es útil!

Estos son los productos que venían en mi Nonabox de Octubre:




Desde el momento en el que recibo el mensaje avisándome que en un plazo máximo de 72 horas mi Nonabox estará en casa me pongo muy nerviosa deseando que sea cuanto antes.

Hace mucha ilusión recibirla. Verla tan bien envuelta, con el papel celofán que envuelve a los productos y la pegatina de corazón que lo protege. Y entonces vas mirando producto por producto sorprendiéndote con las cosas que vas encontrando. Y estas son las mías este mes:










En general, me ha gustado mucho esta cajita. Es cierto, todo hay que decirlo, que he visto las que han recibido mamás con bebés recién nacidos y me gusta más! Pero aún así mi cajita también me gusta. Todo va a ser usado y aprovechado, que es su principal misión. Y aunque no voy a ser de las que pongan aquí precios de cada uno de los productos, los he estado mirando por internet y superan con creces los 24,95€ que cuesta la cajita.

Mis productos favoritos han sido los tres del bebé: el pack de regalo de Chicco, los calcetines de Punto Blanco y el gorrito de Mothercare, porque sé que van a ser muy aprovechados y, además, me hace especial ilusión las cosas que son para bebé pingüino.

¿Y a ti, te gusta la cajita de Octubre? ¿Qué productos te han tocado? 


- - - - 

¿Queréis ver algunas de las cajitas Nonabox que yo recibí?

- Nonabox: Cajitas llenas de ilusión.
- Nonabox Noviembre 
- Nonabox Diciembre 
- Nonabox Express

jueves, 5 de noviembre de 2015

MI 4ª INSEMINACIÓN ARTIFICIAL

Después del último negativo con la 3ª inseminación, llamé a la UR con la regla de Abril para pedir cita para mi cuarta y última inseminación. La enfermera se vuelve a negar a darme cita porque dice que me tengo que esperar otra regla más, que son dos reglas + la post-inse. Le digo que la médica me dijo, cuando fui en la 3ª inseminación, que no era necesario. La enfermera sigue en las suyas. Yo le saco a relucir el tema de la trompa obstruída y que en enero tuve un quiste residual, y a ella se le debe encender una luz porque me dice que lo hubiera dicho antes, que en ese caso sí.

En la cita me hacen una ecografía en la que ven que estoy limpia. Y me mandan, otra vez, Menopur. Me tengo que pinchar 75IU durante 7 noches. En el primer control ven que tengo un folículo de 15mm en el ovario izquierdo y varios pequeños en el ovario derecho. Me vuelven a mandar la misma medicación durante 2 noches más. En el siguiente y último control sólo ha crecido un folículo, el del ovario izquiero, de 20mm. Me dice que me pinche esa noche otra vez más y a a la noche siguiente el Ovitrelle (Sábado). El lunes tengo la inseminación que procede con normalidad. Me vuelven a dar el REM: 14 millones. La médica me dice que está genial. Yo me decepciono un poco y le digo que en el anterior me pusieron 32 millones. Ella me mira con cara rara (por mi comentario, imagino) y me dice que con uno que entre es suficiente. Y es verdad. Me gusta que me haga ella la última inseminación porque también fue la que me hizo la primera y yo, de esta forma, pienso que se cierra el ciclo. Me vuelve a decir lo de siempre, 200 mg de Progesterona vía vaginal cada noche y en 15 días el test de embarazo.

Después, me reuno con ella. Le pregunto que si no funciona que cuál es el siguiente paso. Me dice que me pasarían a lista de espera para FIV. Le pregunto cuánto es la lista de espera y me dice que 15 meses. Yo me quedo sorprendida. Le pregunto que si no hay acceso directo por ir con donante o por venir de inseminación. Ella se medio ríe y me dice que no, que todas vamos por igual y no pueden hacer preferencias. No era por ser egoísta, ni mucho menos! Pero tengo amigas que van a la Seguridad Social de Jaén que, después de las cuatro inseminaciones, pasan directas a FIV, sin esperar más que el ciclo (o ciclos) que se consideren para que el cuerpo esté listo. Me llama mucho la atención que dos hospitales de la misma Comunidad Autónoma (en este caso Andalucía), aunque sean provincias distintas, tengan distinto protocolo de actuación ya que la ley sanitaria debe ser igual en toda la Comunidad, no? Aunque también es cierto que los ciclos que han tenido mis amigas en Jaén han sido distintos: no han tenido que esperar entre inseminación e inseminación, a ellas sí les miraban endometrio y ovulación... Supongo que en cada sitio acaban aplicando las cosas a su manera.

Yo puedo decir que soy pro Seguridad Social para absolutamente todo, pero salí muy decepcionada de la UR. No por el hecho de esperar más o menos sino por el trato recibido. Iba allí como si fuera parte de un rebaño de vacas. No vi personalización en los tratamientos. Me hicieron 4. Sí, me cambiaron 3 veces la medicación pero no cantidades, ni iban regulando según los folículos que iban haciendo. No veo normal que no me mirasen el endometrio (esto lo entenderéis cuando os cuente las siguientes inseminaciones que me hice en la Clínic Privada) y tampoco comprobaban (salvo en la 2ª inseminación) si había ovulado o no. Luego, como suele ser normal en la Seguridad Social, cada vez había un médico distinto. Sí, el equipo era de unos 5-8 personas, pero en el mismo tratamiento me podían ver 4 de ellos y cada uno con sus ideas, como cuando me hicieron la 3ª inseminación, que fue con la trompa obstruída...

Los síntomas que tuve en este último intento empezaron desde el día de la IAD. Ya que ese día y el día después tuve la barriga muy hinchada y dolorida después de comer, como de haber comido demasiado pero sin hacerlo realmente. Tuve algunos momentos con gases, más suaves y ligeros que el anterior tratamiento. Y, otra vez, dolor de pecho, sobre todo el derecho. Cambiante también, unas veces más inflado y otras más desinflado. En esta espera además tuve antojo de atún en escabeche!!!

15 días después me hago el test. Negativo. Esa vez lo paso peor que ninguna de las veces. Un horror. Porque era mi último intento en mucho tiempo. Esperar 15 meses me parece una locura. Para mi no era lo mismo esperar desde el principio, porque ya te haces a la idea de que tienes que esperar muchos meses y, en cierto modo, te organizas. Pero empezar, verlo ahí, sentir que ya queda menos y, de repente, un parón de más de 1 año... Es una locura. Además, ellos me dicen 15 meses, pero quién sabe? Pueden ser más. Hay vacaciones, cierran muy frecuentemente por festivos... Son días que van sumando para alargar la fecha. Este negativo me sentó muy mal. No sólo por el hecho en sí de, otra vez, no haberlo conseguido, sino por saber que puede que hasta dentro de un año y medio no pueda conseguirlo.

Llamo a la UR, en Mayo, para comentarles mi negativo y me citan, en Junio, para firmar el consentimiento de FIV. Me hace gracia porque al llegar, el médico que está ahí, tiene que sacar un folleto de hojas para leer cómo proceder. Me pregunta si me he hecho 4 inseminaciones con medicación o 6 sin ella. Le respondo que 4, que ni siquiera sabía que había otra opción ya que, cuando llegué allí el primer día, directamente me dijeron que hacían 4. Me dan una copia del papel que firmo y me dicen que desde ese mismo momento estoy en lista de espera y me recuerdan que son 15 meses aproximadamente.

Y aquí termina mi camino por la Unidad de Reproducción de la Seguridad Social. Salí de allí, sin saber muy bien que iba a hacer pero, con ayuda de mis padres, tomé una decisión que podréis ver en siguientes posts y, gracias a la cual, me ha cambiado la vida.

No puedo terminar este post sin comentar que el día 22 de Octubre de 2015, 15 meses después de firmar ese papel que me daba acceso a la lista de espera para FIV en la Seguridad Social, me llamaron. Sí, 15 meses justos. Tengo que reconocer que pensé que tardarían más.

miércoles, 4 de noviembre de 2015

MI 3ª INSEMINACIÓN ARTIFICIAL

Después del negativo de mi primera y segunda inseminación artificial, tocaba paso a un nuevo intento ya que la Seguridad Social en la ciudad dónde vivo incluye cuatro.

Cuando me bajó la regla (enero 2014), un ciclo después de la anterior inseminación, llamé para pedir cita. Sin embargo, esa vez no pude hacerme el tratamiento porque tenía un quiste residual. Los quistes residuales son folículos que no se rompen, no se ovula. Yo tengo ovarios poliquísticos entonces es bastante frecuente en mi que me suceda eso aunque hasta ese día desconocía lo que era. En la Seguridad Social tampoco me explicaron mucho, la verdad. El ginecólogo que me tocó ese día (porque sí, cada vez que iba me atendía alguien diferente) me dijo que eran quistes de agua y que no tienen importancia porque se suelen romper solos. Si fuera mayor de 3mm habría que tomar pastillas anticonceptivas. En mi caso me dijo que no era necesario. Y efectivamente, al mes siguiente (febrero), vuelvo a pedir cita con la regla de ese mes y estoy limpia, sin rastro de ningún quiste.

Para este ciclo me vuelven a cambiar la medicación. Esta vez me mandan Menopur. Muchas amigas se ponen contentas porque me comentan que esa medicación es de las mejores. Yo me alegro. Aunque ahora sé que ninguna medicación es mejor o peor sino que a cada mujer le va mejor una u otra. Me mandan pincharme 75IU durante 5 noches y volver a control. El día del control me hacen ecografía y ven que tengo un folículo de 12mm en cada ovario. Me mandan que me siga pinchando la misma cantidad durante 5 noches más.

La gran sorpresa viene en el siguiente control. El folículo del ovario izquierdo (la zona buena) ha desaparecido. No es que no haya crecido, no. Es que no hay nada. El médico se queda sorprendido y no sabe darme una explicación de lo que ha pasado. Tiempo después, cuando estuve en la Clínica Privada, me comentaron que a veces ocurre la ovulación espontánea. Supongo que debió ser eso lo que ocurrió.

En el ovario derecho sí tengo uno, de 23mm. El médico considera que, aunque tengo esa trompa obstruida, ya que me he medicado hay que hacer la inseminación. Me dice que sólo hay como un 5% de éxito (toma ya, qué cantidad! - ironía en modo on) y que en ocasiones cuando una trompa está obstruida, la trompa sana absorve el óvulo de la trompa buena...

Sí, es cierto. Lo he leído en varios sitios. La teoría está muy bien, pero arriesgarse con un 5% de éxito? En serio? Me sentí estafada, porque tampoco pude negarme. Fue un intento perdido. Era casi imposible!

Me mandó ponerme Ovitrelle esa noche (lunes) y me citaron para el miércoles por la mañana. Ese día, como de costumbre, había otra ginecóloga. Ella estaba contenta, decía que esta vez sí iba a ser la buena. Cuando le dije que no creía porque sólo iba con un folículo en la trompa obstruída se quedó a cuadros. No se lo esperaba. Yo creo que si me hubiera atendido ella en el último control no habría dado lugar a esta inseminación. Fue la primera vez que me dijeron el REM del donante que me ponían (recuento de espermatozoides móviles): 32 millones! Me pareció una barbaridad. A la amiga que más le habían puesto habían sido 10 millones. Luego, viendo esa cifra, mi madre y yo pensamos que quizás me habían puesto tantos por el bajo porcentaje de éxito que tenía.

Mientras yo reposaba 2-3 minutos en la camilla, la médica y mi madre estuvieron hablando de lo ocurrido. La médica le comentaba a mi madre lo mismo que dijo el médico, que a veces la trompa buena... Pero no se la oía muy convencida, la verdad. Luego, estuve hablando con ella y le pregunte que si no funcionaba esa vez que cuánto tenía que esperar para volver a intentarlo (para oír una versión diferente a la de la enfermera) y me dijo que no hacía falta esperar. Que podía ir con la siguiente regla. Cuando le dije que me hacían esperar me dijo que no, que insistiera. Que a veces no dan citas antes porque hay tantas chicas esperando que intentan ordenar un poco. Me dijo que me tomara 200 mg de Progesterona vía vaginal cada noche y en 15 días el test de embarazo.

Los síntomas que tuve, esta vez, fueron muy distintas a la 1ª IAD y 2ª IAD. Tuve muchos gases el hinchazon desde el primer día. El pecho me volvía a molestar (sobre todo el derecho) y estaba muy cambiante. Además también tuve una especie de sangrado en 3 momentos puntuales, una especie de hilo rojo que yo pensé, ingénua de mí, que podía ser por la implantación.

Efectivamente este intento también fue negativo. Pero, por alguna extraña razón, yo sentía que iba a ser la buena. Llamadme loca. De hecho, tuve una regla muy fuerte, como hacía años que no la tenía! Supongo que tendría un endometrio bien gordito ese mes, aunque no lo sé porque lo cierto es que en la Seguridad Social nunca me miraban endometrio ni me hacían ecos después de las inseminaciones para ver si había ovulado.

Así que nada, ese 5% no había funcionado conmigo y ya sólo me quedaba un último intento.

martes, 3 de noviembre de 2015

MI 2ª INSEMINACIÓN ARTIFICIAL

Después de mi primera inseminación, el mismo día que me bajó la regla llamé a la UR para decir que había sido negativo y pedir cita para comenzar la segunda IAD. Mi sorpresa vino cuando la enfermera me dice que tengo que esperar que pase esa regla y a la siguiente entonces sí. Espero y llamo con la regla de Noviembre y ahora, la enfermera, me dice que no, que es otra regla más porque la regla post-inseminación no cuenta. Es decir, hay que esperar dos reglas sin contar con esa. Le digo que entonces la regla me va a pillar en Navidad (que por supuesto cierran la UR). Le debo dar cierta pena porque me dice que me va a dar cita pero que no sabe si los médicos me la querrán hacer o no, porque además en el puente de la Constitución también cierran (ole ahí!).

Me da la cita y voy. Y no, no hay ningún problema. Me hacen una ecografía y estoy limpia así que me cambian la medicación. Me mandan Fostipur que dicen que va muy bien y me mandan la misma cantidad, 75IU. Me pincho 5 noches y vuelvo a control. Esta vez tengo menos. 1 folículo en el ovario derecho (de 8.9mm) y 1 en el izquierdo (de 1omm). Me hacen pincharme 5 noches más y volver a control. En ese control ven que el folículo del ovario izquierdo mide ya 25mm! Le pregunto si no es muy grande y me dice que no, que es perfecto. Así que esa noche (martes) me he de pinchar el Ovitrelle y el jueves será la inseminación.

La inseminación transcurre con normalidad, como la anterior. Sigue extrañándome el hecho de que tengan fuera los tubos de ensayo con las muestras. Esta vez sí me hacen eco después de la inseminación puesto que me la ha hecho una chica en prácticas y la médica quiere comprobar que todo ha entrado bien. Al parecer sí. Me comentan lo de siempre: test a los 15 días y 200 mg de Progesterona vía vaginal por las noches. Antes de salir le pregunto a la médica si conviene que me quede fuera sentada, reposando algo, me dice que si quiero sí, unos 10-15 minutos es suficiente. Me llama mucho la atención que me lo diga así cuando veo que muchas chicas salen, después de la inseminación, y se quedan sentadas porque así se lo ha aconsejado la médica. ¿Y yo qué? Si no se lo digo yo a mi nadie me dice nada!

15 días después, esta vez sí, me hago el test. Digo "esta vez sí" porque no pienso volver a recaer en lo que hice el primer ciclo de hacerme tantos test. Es una locura. Porque si sale positivo vale, es bonito ver la evolución de color que tiene la tira. Pero si es negativo es disgusto tras disgusto porque el blanco nuclear sigue siendo blanco nuclear. Y prefiero ir a lo seguro. Para este vez me había comprado un Clearblue. Me hacía ilusión leerlo escrito si salía positivo, pero claro, salió negativo. Y no me gustó nada. No es lo mismo ver que en un test de embarazo no sale nada y se queda blanco a leerlo: "no embarazada". Fue como un shock. Esa vez me bajó la regla un día después de hacerme el test.

Los síntomas que tuve fueron similares a los de la 1ª IAD. Tuve dolor de pecho, aunque más leve que la vez anterior y dolor de regla pocos días antes de hacerme el test. Los primeros días post-IAD estaba muy cansada y con hambre. También tenía muchas ganas de orinar.


(Medicación usada en mi segunda IAD)

No me gusta mucho esta medicación. Al principio tenía miedo al boli del Gonal pero es lo más práctico del mundo. Aquí tengo que mezclar polvo con líquido y luego pinchármelo yo con agujas de insulina que no son gordas pero, comparadas con la del boli del Gonal, me parecen enormes! Y no me manejo tan bien. De hecho hay veces que me cuesta insertarlas en la barriga y me cuesta romper el bote de cristal hasta que le cojo el punto.