lunes, 27 de marzo de 2017

VISITA A PARITORIOS

En mi hospital daban la opción de visitar los paritorios, antes del parto. Me pareció una idea genial para poder conocer el lugar donde estaría, seguramente, durante horas. De esta forma, el día del parto no sería todo nuevo.

Aún lo recuerdo, las visitas eran los martes a las 13 horas. Coincidió que en la semana 37 tuve los primeros monitores un martes a primera hora, hice tiempo y luego fui a la visita con mi madre, que era la persona que me acompañaría durante el parto. Sólo estábamos nosotras, no había ido ninguna otra embarazada más. La visita la dirigió la matrona que me había atendido durante los monitores. Curiosamente había estado en clase conmigo un curso durante la etapa de bachillerato. Nos dirigió a paritorios, que es justo donde había estado la vez que sangré en el primer trimestre. Me pareció curioso que aquella noche de urgencias no hubieran dejado entrar a nadie contigo como apoyo por si hubiera ido algo mal y, sin embargo, para visitar los paritorios no había ningún inconveniente. Una vez allí nos llevó a un paritorio que estaba vacío y vino una matrona en prácticas también.

Lo que más me gustó es saber que desde el ingreso hasta que terminaran las dos horas de piel con piel con mi bebé estaría en el mismo paritorio. Es decir, en mi hospital no había sala de dilatación, sala de expulsivo y sala de reanimación, no. Todo se hacía en el mismo sitio. Lo cual me pareció genial, no sólo por comodidad y porque era muy práctico, sino por seguridad de una misma y poder sentir esa habitación como suya. Una vez terminado el parto y después de las dos horas de piel con piel y reanimación entonces ya sí te bajan a una habitación normal (individual) en la planta de puérperas.

Volviendo al tema de los paritorios tengo que decir que eran inmejorables. Era como una habitación normal, pero en gigante. Tenían una cama con todo lo necesario y una encimera y armarios en los que tenían todo lo necesario para el parto y para el bebé, para su limpieza y primeros cuidados. También tenían una lámpara gigante que se usaba si era necesario algún tipo de intervención más concreta (fórceps, cesárea…) y un cuarto de baño individual. Todos los paritorios estaban conectados a una sala en la que estaban las matronas y enfermeras encargadas. La matrona me contó que normalmente daban libertad para usar la ducha, la pelota o los materiales que se necesitasen. En mi hospital había también un paritorio con bañera pero al no disponer de suficientes matronas no se podía optar a ella. También me comentaron que al ser una zona quirúrgica no podía estar entrando y saliendo gente y que cada parturienta tendría una matrona estable que sería la que la atendería en todo momento en el parto y que, además, en casos necesarios también se contaría con la ayuda de un pediatra, cuando se necesitase por el bebé.

Le pregunté por el tema de la cesárea y me dijo que en ese caso todo sería igualmente allí pero luego a mí me llevarían a reanimación y el bebé se podría quedar allí haciendo piel con piel con la persona que yo decidiese, ya que en mi hospital al no contar con zona de maternidad la reanimación tras una cesárea se hace junto al resto de operaciones, lo que no hace posible que esté el bebé allí. Me estuvo explicando varias cosas más y luego me dio la opción de que le preguntara mis duras, como por ejemplo el tema de donar el cordón.

Fue una buena experiencia y me sirvió de cara al parto. Me dio seguridad y me transmitió mucha tranquilidad conocer el sitio y su equipamiento. E incluso diré, que me transmitió que el parto era un proceso muy sencillo. Y qué duda cabe que afrontar el parto con esta sensación era algo importante.


- - - - 

¿Tuvístes también la opcíon de visitarlos? ¿Qué te pareció?

viernes, 24 de marzo de 2017

ELEGIR EL NOMBRE DE MI BEBÉ

Elegir un nombre para tu bebé es algo muy importante que hace mucha ilusión. Es también un hecho importante porque con ese nombre que elijas lo vas a describir toda la vida. Por eso es importante elegir un nombre que realmente te guste, que te encante y estar convencida por completo.

Yo sabía cómo quería llamar a mi bebé desde hacía mucho tiempo. Mucho antes del embarazo, mucho antes de la búsqueda. Todo el mundo sabía que si tenía una niña se llamaría como mi abuela y si era niño se llamaría Hugo. Aunque no voy a negar que había otros nombres que también me gustaban, pero éstos eran mis favoritos. El de niña era indiscutible, por el valor sentimental. El de niño no tanto, pero no había otro que me gustase tanto.

Podemos decir que, aunque no era indispensable, había varios requisitos que me gustaban a la hora de pensar en un nombre:

1 - No quería un nombre demasiado largo. Prefería uno corto y breve. Con el que con muy poco dijeses mucho.
2 - Tampoco quería un nombre que diera lugar a diminutivos o subnombres. Los diminutivos no podía evitarlos pero los subnombres sí. Quería elegir un nombre por el que todo el mundo llamase a mi hijo y no encontrarme después con que yo le llamaba de una forma, el resto de la familia de otra y sus amigos de otra distinta.
3 - Y por último, tampoco quería un nombre que tuviera alguien de mi familia. Digamos que hay una especia de ley no escrita por la que, casualidad o no y salvo alguna excepción, los nombres de la familia no se han repetido. Si, es cierto, yo he dicho antes que si era niña se llamaría como mi abuela, pero esa era la única excepción que quería cometer.

Llegué a la mitad del embarazo con ese convencimiento del que os hablaba antes. Mis tres reglas tontas y yo. Si era niña no había duda, si era niño sería Hugo, aunque en las últimas semanas había otros dos nombres de niño que me rondaban la cabeza, sobre todo uno de ellos.

Llegó la eco de la semana 20. Eco importante donde las haya. Allí me presenté yo, más feliz que una perdiz. El médico me preguntó si sabía lo que era, le dije que no y me dijo que ese día lo sabríamos. Me hizo la exploración correspondiente, órgano a órgano, medida a medida. Cuando llegó a los órganos sexuales del bebé me los enseñó y me dijo: "Éste es el pene y estos son los huevos" Sí, sí de bruto fue el hombre, en la forma de decirlo y en la forma de gritarlo. Yo estaba tan ilusionada que tuve que preguntarle: "¿Es un niño?", "Sí, es un niño" me dijo.

Mi padre me había acompañado a la eco y desde la camilla, como una niña pequeña, le grité: "Papá, que es un niño, que es un niño!!!" Tengo que reconocer que antes de la búsqueda y durante buena parte de ella quise un niño. Luego con los últimos tratamientos y en el embarazo cambié el chip y me di cuenta que eso era una tontería. Lo importante es que estuviera sano y fuese niño o fuese niña lo iba a querer y disfrutar igual. Ambos sexos tienen sus ventajas. Pero sí es cierto que en el embarazo, cuando soñaba con el bebé, siempre lo hacía como si fuera un niño.

Volviendo al tema del nombre, que me lío como una persiana, cuando dejé de gritar que era un niño y me relajé en la camilla, mientras el médico terminaba de medir y comprobar cosas, me pasó una cosa curiosa. De repente en mi cabeza, como por arte de magia, apareció un nombre, con letras mayúsculas, grandes y fosforitas. Como un letrero de neón en plena noche oscura que no hace más que brillar y parpadear. Y lo tuve claro. No había otra opción, tenía que ser ese. Daba igual que yo siempre hubiese dicho que sería Hugo, daba igual todo!

Y lo más curioso de todo es que con ese nombre inclumplí mis tres reglas tontas: Era un nombre largo, muy largo. Daba lugar a varios subnombres, en concreto tres. Era un nombre que tenía un familiar.

Por eso muchas veces digo que da igual los planes que tengamos en la vida, a veces ésta nos sorprende y en un instante todo lo que pensabas, todo lo que creías, cambia.

Mi hijo no puede tener un nombre más bonito, que lo identifique mejor. Y yo no puedo imaginarle con otro nombre que no sea ese. Sólo espero que el día de mañana le guste tanto como me gusta a mí y vea lo especial que es para mí, tanto tanto como él. 


 - - - - 

¿Cuáles fueron los motivos que te llevaron a escoger el nombre de tu bebé?

lunes, 20 de marzo de 2017

EL COCHECITO DE BEBÉ PINGÜINO

La elección del cochecito de bebé pinguino no tenía gran misterio para mi. Durante los tres años de búsqueda de embarazo me leí y empapé con todas las revistas para bebés, guías de puericultura y demás. Y casi lo tuve claro desde el principio.

Quería un cochecito Jané. Era una marca que me daba confianza porque era la misma que mi madre uso conmigo y me hacía ilusión usarla yo con mi bebé, la verdad. El modelo era otra historia. No lo tenía nada claro, había tantos! Cuando empecé la búsqueda me enamoré del Solo Reverse, en concreto el modelo Chromatic. Me encantaban sus colores alegres y los dibujitos que lo acompañaban. Sin embargo, cuando me quedé embarazada ese modelo ya se había quedado (muy) atrás y aunque podía encontrarlo por internet me pareció que era mejor comprar un cochecito más actual. Estaba indecisa, en este caso, entre el Muum y el Rider. El Epic ni lo contemplaba, no sé porqué. Y en cuanto a colores mejor ni hablar. Lo que más me había gustado de Jané eran sus colores alegres y los detalles de sus dibujos, porque sí, yo soy muy infantil! Pero en los últimos años los colores de sus cochecitos se habían vuelto más sobrios, menos alegres y, logicamente, habían desaparecido los dibujitos. Eran todos más comunes, más lisos y neutros.

Estando embarazada de unos 4 meses fui a una tienda de puericultura a mirar unas cosas. Vi un Muum y le pregunté al dependiente. Él, muy amable, me explicó todo, pero destacando sus desventajas. Me lo comparó con otro cochecito del que no había oído nunca hablar, el X-Lander. Físicamente no me gustaba nada, pero lo cierto es que tenía muchas prestaciones y al comprarlo te daban como grupo O uno de la marca Be-Safe. Un pack bastante bien de precio que estuve a punto de comprar. Pero preferí esperar. Sólo estaa de 4 meses, me parecía muy pronto. Él me insistió en que era un pack promocional y que se agotaría pronto, al acabar las existencias. Pero lo cierto es que no me acababa de convencer y lo que menos me gustaba es que tratase de venderme las cosas por la cara.

Los días pasaban y yo seguía pensando en mi cochecito Jané. Pero era cierto que las desventajas que me había comentado del Muum no me gustaban. Entonces, casi por descarte, opté por el Rider. Es una de las ganas más altas de Jané, algo tendría mejor, no? Tengo que decir que al principio también tuve dudas de si comprar un 3 piezas o el de 2, con el Matrix Light 2. Éste me parecía más cómodo y a la larga más práctico, ya que también se ahorraba en espacio. Pero no me acababa de convender el hecho de que una misma pieza tuviera dos funciones. Por otro lado, el capazo del pack de 3 piezas me gutaba más el rígido, el Transporter 2. Pero había oído/leído que en el verano los bebés pasaban mucha calor en él. A mi me gustaba principalemente porque suelo viajar mucho (viajes largos) y el hecho de que estuviera homologado para poder llevar a mi bebé tumbado en el coche me parecía cómodo para él. Además el capazo ligero, el Micro, no me gustaba demasiado. Otra cosa que no me gustaba del Rider era su cestilla portaobjetos. Muy pequeña en comparación con el Muum. Y tampoco me parecía gran cosa el bolso. En ningún modelo. Aunque esto era lo de menos porque tenía en mente comprar una a parte.

Así que así seguía, valorando opciones. Incluso mirando otros modelos, pero no me convencían. Siempre volvía a los Jané. Incluso encontré uno, Muum, de edición especial. Precioso. Me encantaba. De colorines y dibujos. Pero el color tampoco me convencía del todo. Pensé que quizás podría esperar dos o tres meses a ver la nueva colección fisicamente. Había visto por la web algunos modelos nuevos y los colores mejoraban, eran más alegres.

Un día, paseando, vi en el escaparate de una tienda de bebés un cochecito Jané de un verde precioso que jamás había visto. No entré. Tuve que irme a hacer cosas. Pero todo el rato tuve lo tuve en mente así que cuando terminé fui a la tienda, entre y... decepción! Sí, el color era precioso pero no era un cochecito sino una silla de paseo, Nanuq. Habia dos o tres cochecitos Jané pero no me convencían. Sin embargo, por casualidad, casi sin querer, cuando ya me iba... lo vi! Era él! Era exactamente lo que yo buscaba. Era, sencillamente, perfecto!




No era un Muum ni un Rider, sino un Epic. Sí, ese modelo que yo ni siquiera había contemplado. Era de varios colores: marrón, beige, naranja, blanco... porque era una edición especial, y tenía dibujos! Un conejito y varias estrellas. Era un tres piezas, y el capazo no era rígido pero era más redondito y pequeño que el Micro, y me parecía precioso. Además el bolso que traía era mucho más grande que el de los Jané normales, por lo que no tenía que comprar ninguno extra. La chica me explicó su funcionamiento y me encantó. Ya me dijo que era una gama intermedia entre Rider y Muum. No lo dudé, lo reservé en aquel momento. Fue muy pronto, estaba de 5 meses! Pero fue un flechazo, amor a primera vista y no podía pasarlo por alto. Además, tuve la suerte de que en Bebitus, encontré el saco de invierno a juego y muy rebajado, así que me venía genial! 


Mi experiencia con él, 12 meses después.

Después de usarlo durante varios meses puedo decir que estoy feliz y que mi experncia con él ha sido genial. Es cómodo y práctico, no pesa demasiado y no es un armatoste.

También reconozco que soy más de portear y que para pequeños paseos prefiero llevar la mochila.

El capazo lo usé justo 3 meses. Bebé pingüino era un bebé muy grande y casi no cabía. También tengo que decir que al ser un modelo especial el capazo era más pequeño que el de las ediciones normales, pero además, mi bebé era muy curioso y siempre quería ir sentado viéndolo todo!

El grupo 0/0+ también nos quedó pequeño en seguida. A los 4 meses ya no aguanté más y compré una silla de coche más grande y duradera. Además, el sistema de enganche del coche no me gustaba. El tema del cinturón se me hacía muy incómodo y más de una vez, sin querer, le hice daño al meterlo y sacarlo de ahí.

La silla aún la sigo usando. Sin problema. Hemos ido por campo, playa y ciudad. Todo sobre ruedas, nunca mejor dicho. A la hora de plegarlo, mi maletero es muy pequeño pero le quito las ruedas y entra sin problemas. Hace un par de meses tuve una incidencia y es que descubrí que a una de las ruedas le faltaba una pieza. Creo que venía así de fábrica porque era una pieza que venía encajada a presión y no se podía quitar fácilmente. No hubo problemas. Fui a la tienda, contactaron con la casa Jané y en una semana tenía la pieza nueva.

Mi experiencia: Sobresaliente. Sin duda, volvería a repetir.


- - - - 

¿Qué cochecito escogiste tú? ¿Fue una decisión acertada?

viernes, 17 de marzo de 2017

RESEÑA LIBRO BOOLINO: QUINTO GRADO EN TORRES DE MALORY

De manos de Boolino recibí la oportunidad de reseñar otro libro. Esta vez no iba destinado a los más pequeños sino a niños un poco más grandes. Se trata de Quinto grado en Torres de Malory.

Es un libro escrito por Enid Blyton y traducido por Mireia Rué, publicado por la editorial RBA Molino, en un formato de tapa dura. 

 

Tengo que reconocer que pese a ser una escritora conocida con varias colecciones populares a su espalda yo no había leído nunca nada de ella!  

Este cuento narra las historias de un grupo de amigas en su quinto año de colegio. Se sienten muy mayores ya que sólo les queda un año más para terminar! La historia se centra en la preparación de la obra de teatro que su profesora les propone "Cenicienta", a pesar de las ganas que tienen no todo resulta tan fácil como ellas habían pensado y tienen que ir resolviendo los conflictos que se les presentan. A eso añadimos que en clase hay varias alumnas nuevas, algunas repetidoras, que no se lo ponen demasiado fácil. Toda la historia viene, además, acompañada de unas ilustraiciones muy bonitas.

Es un libro que me recuerda mucho a los que leía cuando estaba en primaria. Series de cuentos en las que los protagonistas pasaban por diferentes aventuras y yo sólo pensaba en las ganas que tenía de que publicasen la siguiente parte para seguir disfrutando con ellos. 

Si te ha gustado la reseña y el libro te parece interesante, no dejes de visitar la página del libro en su web! Además también podrás comprarlo si quieres!!!

http://www.boolino.es/es/libros-cuentos/torres-de-malory-quinto-curso/

- - - -

Otras reseñas realizadas de Boolino:


- Álex, ¡Basta ya!
- Nimbus, una nube de emociones.
(Post patrocinado)

miércoles, 15 de marzo de 2017

CREMAS UTILIZADAS EN EL EMBARAZO

No soy una persona que suela usar demasiadas cremas, la verdad, y me cuesta seguir una rutina con ellas. De vez en cuando uso alguna hidratante de cara y también de cuerpo, pero no de forma constante, como debería ser. 

Pero en el embarazo fue diferente porque quise cuidarme más y darle a la piel la importancia que merecía. Había tantas cremas y tantas opiniones que no sabía que hacer así que fui probando distintas opciones.



1 - NIVEA

Tenía una lata, formato viaje, de la tradicional crema de Nivea, la de la lata azul de toda la vida. Había oído y leído cosas muy buenas de ella y decidí probar. No la usé ni una semana porque me parecía muy pastosa a la hora de aplicarla. Luego sí me quedaba una buena sensación: hidratación y olor geniales, pero no me convencía porque, como digo, me costaba bastante aplicarla.

2 - CLARINS

Antes de optar por comprar alguna específica de embarazo caí en que tenía este aceite antiestrías de Clarins. El tema del aceite no es que me encantase pero pensé que quizás me podría ir bien. El primer día que me la puse rezonozco que no me gustó, ni el aceite en sí ni el olor que desprendía. No sé porqué volví a ponérmela al día siguiente, y al siguiente. Y así sucesivamente. De repente ya no olía tan mal. Y aunque seguía pareciéndome incómodo explandir el aceite, lo cierto es que la piel me quedaba genial. Terminé el bote. Mi intención fue seguir con este aceite que me habían regalado con un pack de productos Clarins pero cuando fui a comprarlo y vi el precio me pareció excesivo, más de 50€, y teniendo en cuenta que iba a necesitar varios para todo el embarazo me pareció excesivo.

3 - TROFOLASTÍN

Por suerte, justo en esos días me llegó una Nonabox Express en la que venía la famosa crema Trofolastín, con su olor renovado. Me pareció la oportunidad perfecta. Efectivamente el olor era distinto, era bastante agradable, y la textura de la crema era perfecta. Yo soy más de cremas que de aceites por lo que me encantaba este punto, era bastante fácil de extender, con poca cantidad era suficiente. Y la piel también me quedaba muy bien. Un sólo bote me dio para terminar el embarazo, de hecho, aún conservo el bote con algo de crema.

4 - MUSTELA

En el pecho solía utilizar un aceite que tenía de Mustela, especial para esta zona, entre otras. Pero como digo, el tema del aceite me resultaba más incómodo así que lo alternaba con Trofolastín.

5 - PURELÁN

Cuando fui a hacerme la eco 4D, en el segundo trimestre, la chica me recomendó que me fuese poniendo purelán en los pezones para ir hidratándolos. Curiosamente ya lo había oído y leído con anterioridad y como resultaba que me parecía que los tenía algo secos me la empecé a poner, eso sí, de vez en cuando solo. Tenía un par de sobres de muestras que me habían dado al acudir a una charla de lactancia que dió Medela en el corte inglés. Y luego me compré un tubo de los grandes, pensando que después de parto lo usaría mucho.

Mi rutina de cuidado en el embarazo fue bastante sencilla como veis. No abusaba de las cremas, sólo me las ponía una vez al día, después de ducharme, generalmente por la noche y aunque era bastante constante, es cierto que había días que por pereza no me las ponía. Cuando tenía ecos, un par de días antes no me las ponía tampoco, y es que cuando fui a la eco de la semana 20 el gine me dijo que no era recomendable porque formaba una capa que hacía la eco más difícil. No sé si esto tendría mucha veracidad.

Lo que sí es cierto es que creo que las cremas pueden ser importantes hasta un determinado punto, pero también es importante el tipo de piel que tengas. Yo no tengo estrías en la barriga, nunca las he tenido y en el embarazo tampoco me salieron. Se de chicas que no se pusieron crema y no tuvieron estrías y otras que se pusieron de todas las cremas y le salieron estrías y, además, manchas. Como todo, cada una somos un mundo y a cada una nos va bien una cosa diferente, lo que está claro es que el embarazo es un momento ideal para cuidarse, y la hidratación es fundamental. 

- - - - 

¿Qué cremas utilizaste tú en el embarazo? ¿Te fueron bien?

lunes, 13 de marzo de 2017

MBDAY17: MUCHO MÁS QUE UN EVENTO

Hace casi un mes fue el Blogger's Day de Madresfera y fue genial. Yo ya quise ir el año pasado, que fue el primer año que formaba parte de esta gran familia, estaba embarazada, lo que no era una excusa, pero estaba a pocos días de defender el TFM del máster que estaba realizando así que al final fue imposible. Por eso, este año me hacía tanta ilusión.

Me fui a Madrid un par de días antes con mi inseparable Su, que me acompañaba al evento y a la que llamábamos cariñosamente "la no-madre" por eso de que venía sólo por mí. Mi Blogger's Day comenzó el viernes por la noche, cuando quedé a cenar con Bego, de Una mamá sin colon pero con Cronh y con Rocío, de La gran biblioteca de Molletito y Cuchufleta. Ahí pude hacer mi primera desvirtualización del evento y no sentirme tan agobiada al día siguiente con toda la gente a la que quería ver y abrazar.

Al día siguiente quedamos para desayunar también, se nos sumaron Eve, de Mamá sin red, Carla, de Vidas pixeladas y Uxua, de Manualidades con mis hijas. Éstas dos últimas se enfrentaban al evento sin haber dormido apenas nada, ya que habían venido esa misma noche en autobús. Unas valientes, vamos! Juntas nos fuimos para el Museo del Ferrocarril. Nervios, emoción... Tantos sentimientos juntos que sólo podíamos reír!

Llegamos allí, y lo primero que vimos fue un cartel del evento! Nos hicimos varios fotos. Luego nos identificamos para poder pasar y nos dieron las acreditaciones. No encontraban la de mi amiga Su así que llamaron a Rocío, de Madresfera, que vino corriendo y resolvió el asunto en un segundo! Las acreditaciones eran chulísimas. Por un lado venía el nombre del blog y el de la persona y por el otro el planning del día. Y luego... nos esperaba el Pollo Pepe para darnos un súper abrazo!!! Menos mal que de aquella aún no había mucha gente porque grité como una niña! Y, por supuesto, nos hicimos varias fotos con él. 


 

Subimos para arriba. Dos plantas. Qué dolor de piernas al final del día. La zona estaba muy bien decorada con carteles de los distintos libros de SM y con cubiertos voladores de Tutete.

Y llegamos a la sala. Enorme, llena de sillas. Sillas llenas de cosas! Y ahí estaba ella, Mónica, la jefa de Madresfera, recibiendo a todas. Nos saludó con su sonrisa perenne y pasamos a buscar sitio. Nos sentamos llenas de expectación y con ganas de aprender y conocer!


 


Lo primero y más impactante es que la gala la presentaba Petra Martínez junto con su hija Olga Margallo! Ambas actrices a las que seguía y conocía. Petra me encanta en su papel en La que se avecina. No nos pudimos reír más con ellas!


Las charlas fueron muy interesantes. Empezamos temprano con "Lo que está por venir: El podcast" a cargo de Tonia Maffeo (Spreaker) y Sunne (Nación Podcast). Nos lo pintan fácil y divertido, como otra forma de contar tus historias y tiene un extra que lo hace muy interesante, el hecho de que no te pueden copiar, como si ocurre cuando escribes. La segunda charla fue, quizás, la más emotiva del día, "Storytelling: cómo contar una historia" a cargo de María Cimadevilla (Save the children). Compartió con nosotros unos vídeos muy emocionantes que hicieron que la sala se llenase de lágrimas y nos reveló la receta ideal para contar una historia. 

Después tuvimos un ratito para descansar y tomar algo. Aunque no dió para mucho porque las marcas patrocinadoras habían puesto algunos stands y nos volvimos un poco locas informándonos y recibiendo muestras de sus productos. Entre ellas: Dodot, Mustela, Juguettos, Caldo Aneto, Ergobaby e Infobebé. Fue un momento genial para seguir desvirtualizando: Alejandra de La madriguera de Cuentos, Sergio de Las tribulaciones de un papá agonías, Eulàlia de Princess and owl stories, Gloria de Mi pitufina y yo, Celia de De mi a mamá, Abigail de Koamamá, Laura de El plan de mamá/De dónde vienen los bebés, Marta de Mamá D Gemelos, Juls de Bebé a Mordor, Nuria de The Viking's mama y Saioa de Cuentos de Amatxu

Volvimos a las charlas. La primera fue "Emprendimiento, crianza y tecnología: Google para los emprendedores" A cargo de Sonia Benjumea (Campus Madrid Google) hablándonos un poco, entre otras cosas, del Campus Madrid. Luego fue el turno de "Crisis de reputación en redes sociales: ¿Qué hacemos?" por parte de Inma Ferragud (GroupM) que nos puso varios ejemplos de marcas conocidas y conflictos que han sufrido en relación a su reputación y nos dió varias pautas sobre cómo actuar con las marcas. Por último tuvimos una visita desde Puerto Rico, José Sánchez de Piccolo Mondo PR nos habló de "Lo que se hace fuera: éxito de la blogosfera familiar fuera de España". Fue un momento muy divertido de la jornada en la que José nos explicó su trabajo con el blog y cómo lo proyectó hacia fuera hasta hacer un programa de televisión relacionado con su blog familiar. Además pusieron un vídeo de sus hijos que nos provocó risas y ternuras.

Después de ésta charla tocaba el turno de la comida y de seguir desvirtualizando: Raquel de Paseando con Eloy, Meritxel de Tus patucos y mis tacones, Ana de Pequeña hormiguita, Teresa de Tutete y Sara de Mamis y Bebés. Además, también volví a ver a Alejandra de La aventura de mi embarazo, a la que conocí en un evento anterior. Intentamos comer algo pero lo cierto es que siempre nos llegaban bandejas vacías así que optamos por salí fuera a picar algo. Estuvo bien, porque fue un ratito tranquilo en el que pudimos hablar de nuestras cosas de mamás. Pero lo cierto es que perdimos un tiempo muy valioso para seguir desvirtualizando a blogueras. Me quedé con ganas de conocer a muchas a las que seguía y, además, había ganado uno de los 20 packs de pañales y toallitas que sorteaba Dodot y por estar fuera lo perdí! Pero fueron súper amables y me dieron un paquete de pañales en compensación. 

Un fallo importante fue que a pesar de llevar mis súper tarjetas de visita que había hecho gracias a Tarjetas de Visita, como os enseñé aquí, se me olvidó repartirlas! Creo que sólo di unas 10!

Terminado el tiempo del descanso volvimos arriba. Una última charla: "Vengo a hablar de mi blog: un poco de metablogging" a cargo de Clara Ávila (Save the children) y Mónica, jefa de Madresfera. Por falta de tiempo la charla se tuvo que interrumpir antes de lo previsto. Una verdadera pena porque era muy interesante y éste tipo de charlas es, quizás, la que más me interesaba porque abarcaba aspectos sobre cómo mejorar el blog. 

 

La jornada se acababa con la entrega de los Premios Madresfera 2016. He de decir que estuve nominada en las categorías de Embarazo y Crianza, Personal e Infertilidad. En éste último me quedé la 4! Para mi fue un orgullo quedar en esa posición, estar, no sólo entre las 10 primeras sino entre las 5 primeras! Claro que me hubiera gustado estar entre las 3 finalistas pero lo cierto es que las 3 que estaban se lo merecían mucho y yo ya era feliz con haber estado ahí y con todas las palabras que recibí de las personas que me votaron. 

La entrega de premios fue muy emotiva. Reconozco que mis quinielas poco tenían que ver con los resultados finales pero es verdad que muchos blogs no los conocía y me dejé llevar más por la parte emocional. Todos ellos fueron muy merecidos pero debo hacer una mención especial a Meritxel, de Tus patucos y mis tacones, ganadora de la categoría de Infertilidad porque gracias a blogs como el suyo se da visibilidad a la Infertlidad, un tema tabú todavía para muchas personas y sectores de la sociedad. El suyo fue uno de los primeros blogs que descubrí y leí cuando supe de mi infertilidad así que me hizo ilusión que ganase, además tuvo el gran detalle de nombrarme en su discurso. También muy merecidos los premios especiales: A la trayectoria (Mamis y Bebés), al blog revelación (Bebé a mordor) y al blog del año (¿Y de verdad tienes tres?)

El día acabó. Pero antes de irme Marta, de Mamá D Gemelos me llamó. Durante el tiempo de las votaciones de los premios había organizado un concurso de memes (tengo que reconocer que hasta el concurso yo no sabía lo que era un meme) y había resultado ganadora! Así que, aunque la idea principal era entregarme el premio durante el evento, por falta de tiempo, me lo dio en privado. Fue un detallazo y me encantó!

 

Su y yo nos fuimos porque estábamos cansadas y al día siguiente salíamos para casa muy temprano, algunos/as blogueros/as quedaron durante esa noche. Reconozco que mi timidez me hizo no atreverme a saludar a mucha gente. Esto es algo que tendré en cuenta para el próximo evento porque sí, pienso volver! Eso sí, con una maleta extra porque me volví con muchísimos regalitos de los patrocinadores! Fue un día genial que supo a poco y pasó muy rápido. 

 

viernes, 10 de marzo de 2017

SELLO DE CALIDAD DE MADRESFERA: DODOT

Gracias a Madresfera he podido poder probar los nuevos pañales de Dodot. Ellos lo han denominado: "El nuevo pañal para una nueva generación de papás". Ya sabéis que en mi caso no hay papá, pero eso no implica que no necesitemos pañales, y muchos! Además, me encanta saber que los papás se implican tanto en los cuidados de sus hijos. Y es que según un estudio sobre paternidad realizado por Dodot:

- Un 85% de los papás cambian el pañal habitualmente a sus hijos.
- Un 65% se lo cambian a diario.
- Un 65% hablan tranquilamente a su bebé mientras le cambian el pañal.
- Un 85% cuidan de sus hijos diariamente.
- Un 75% se informan en blogs o foros acerca del cuidado de sus hijos.
- Un 60% han modificado sus horarios laboreales.
- Un 58% consultan internet cuando tienen dudas sobre el cuidado de los bebés.

Y es que atrás ha quedado la errónea concepción de que las madres deben cuidar a los niños y los padres deben ayudar. No. Ambos deben colaborar por igual porque es una obligación mutua. Me encanta que así sea!

Yo ya conocía los pañales Dodot. Son los que más acostumbro a utilizar con bebé pingüino. Reconozco que hemos probado prácticamente todas las marcas del mercado, unas mejor y otras peor pero, en líneas generales, Dodot es de los mejores. Empezamos con los Sensitive cuando nació. El detalle de la línea de control del pipí es lo máximo! Me encantaría que estuviera en todos los pañales. Luego pasamos a los Activity y recientemente hemos probado éstos; los Dodot azul clásicos. También hemos probado los naranjas.

Para este sello de calidad nos enviaron una mochila que contenía un pack de pañales y uno de toallitas. Genial! 



Una cosa que me sorprendió del pack de pañales es que pone que es un pack para una semana. En mi caso venían 30 pañales (a más talla, menos pañales) y pensé que era un poco justo, que no llegaríamos a la semana. Pues me equivoqué, hemos llegado perfectamente!

Estos pañales prometen 12 horas de culito seco en nuestros bebés. Esto es algo que me preocupa especialmente ya que, por suerte, bebé pingüino duerme toda la noche! Duerme alrededor de unas 10-12 horas y me preocupa que se sienta mojado o se le irrite el culito con el pipí por la noche. Cambiarlo a esas horas, salvo excepciones, es un engorro porque se despierta y realmente no hay necesidad.

Ya hemos gastado todo el paquete y puedo decir que cumplen completamente la expectativa. Retienen el pipí perfectamente y al cambiarlo no está mojado ni siento la piel de su culito humeda. Esto es porque estos pañales tienen un nuevo sistema que consiste en la creación de 3 tubos ultra-absorvertes que hacen que el pipí se reparta de forma uniforme evitando, además, que el pañal se hinche demasiado.

Las toallitas las había usado con anterioridad y me gustan bastante. El que hayan añadido la tapa protectora es un extra que le añade más puntos porque facilita que las toallitas no se sequen. Huelen muy bien y tienen la humedad justa. Incluso para cuando hacen caca no hay que gastar muchas toallas porque recogen bastante bien.

Puedo decir que seguiré confiando en Dodot. Me gusta que trabajen por mejorar y superarse. Además es una marca que puedes encontrar en cualquier comercio (farmacias, supermercados, grandes superficies...) y tienen una relación calidad precio inmejorable.

Muchas gracias Dodot y Madresfera por la oportuniad de poder probar los nuevos pañales y toallitas!!!